Descargar

Nuevo CNE despierta diversas opiniones y expectativas

FECHA: 26/04/2021
AUTOR(es): Keissy Bracho

Este martes 27 de abril, el Parlamento dará a conocer el listado de 103 aspirantes a rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), para el proceso de renovación de las autoridades del árbitro comicial, en medio de un ambiente de tensión y desconfianza

Venezuela está expectante al anuncio de la Asamblea Nacional sobre quiénes será los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), que regirán al ente comicial venezolano por los futuros siete años.

El 22 de abril, el Comité de Postulaciones Electorales, anunció que la lista conformada por 103 candidatos será presentada ante los diputados para que, posteriormente, sean elegidos los cinco rectores principales y diez suplentes del Poder Electoral.

El diputado de la Asamblea Nacional y vicepresidente del comité, José Gregorio Correa, dijo que los aspirantes “elegibles” para ser los nuevos rectores, fueron seleccionados con la intención de que los venezolanos puedan “reencontrarse en el centro electoral”. El comité recibió 158 postulaciones, se espera que los nombres sean anunciados el martes 27 de abril.

Correa destacó que, a su juicio, el listado está constituido por representantes de todas las tendencias políticas del país. “Nosotros creemos en el voto, es una muestra de que podemos entendernos quienes pensamos distinto. La solución es electoral”.

No obstante, la plataforma unitaria de la oposición se pronunció contra el “nombramiento arbitrario del CNE por parte del régimen”. En un comunicado suscrito por 42 organizaciones políticas, llamaron a “un serio proceso de acuerdos integrales con plenas garantías y respeto de todos los actores, del cual derive una ruta completa de soluciones”, calificando la designación de los candidatos como “unilateral”.

Expectativa vs. Realidad

Ignacio Ávalos, directivo del Observatorio Electoral Venezolano (OEV), desea que este proceso sea una oportunidad para el país: “Espero que la renovación del CNE dé buen resultado y sea efectiva. Que revele que hay un arbitraje imparcial, que dirija el proceso electoral venezolano, a lo largo de su fase. Yo apuesto a eso, ahora que se dé es otra cosa”.

Aunque el también sociólogo y profesor universitario, explicó que la mayoría de los venezolanos sigue a la espera de un cambio político, algunos sectores de la sociedad venezolana han dejado entrever su desconfianza hacia el órgano rector y sus próximas acciones.

“La población venezolana, según casi todas las encuestas, está pasando por un escepticismo político. No hay fe en el liderazgo nacional, la mayoría de la gente quiere un cambio, pero quiere ver con más de claridad cuál es la opción de ese cambio. Si es posible sumarse a una causa que dé como resultado una transformación política”, añadió Ávalos.

Asimismo, el doctor en Ciencias Políticas e internacionalista, Félix Arellano, explicó que un cambio equilibrado podría influir en la situación internacional: “La decisión de renovar el CNE es jurídicamente necesaria, constitucionalmente una obligación y políticamente fundamental. La comunidad internacional tiene la atención puesta en ese tema, porque es una señal importante para el devenir político de Venezuela”.

Agregó: “Un CNE equilibrado dará una señal positiva a la comunidad internacional, puede generar una actitud diferente en las sanciones. La administración Biden está consciente que las sanciones pueden tener efectos secundarios, sobre todo si los gobiernos autoritarios las manipulan, precisamente, para que afecten con mayor rigor a los más vulnerables”.

¿Está Venezuela preparada?

La abstención ha sido la gran ganadora de los últimos comicios convocados en el país. En la más reciente escogencia de los diputados, solo 31% de la población se sometió a las urnas, es decir, más de 40 puntos porcentuales por debajo de las parlamentarias de 2015, ganadas por la oposición.

Para Ávalos la confianza del venezolano en este nuevo CNE va a depender de si se da una lectura correcta de la situación nacional: “Los esfuerzos siempre valen la pena, que den resultado es otro problema”. “Creo que eso es bueno para el país. No hay que olvidar que la crisis política es la madre de todas las crisis: económica, educativa y salud, generada a partir del nombramiento de Nicolás Maduro en unas elecciones, muy cuestionadas, como presidente del país”.

Opinión que confirma el también profesor Arellano, al expresar que se ha conocido la disposición de la administración de Joe Biden de hacer “una revisión, pero con calma, sujeta al comportamiento de Miraflores y el cambio del CNE, si es equilibrado va a ser recibido como una señal positiva por los Estados Unidos y por la Unión Europea, que han presionado fuertemente”.

Algunos nombres

El periodista Juan Carlos Salas, en su más reciente episodio de HispanoPosCast publicado en HispanoPost, aseveró que la escogencia de los próximos rectores del CNE “podrían destrancar la crisis política” y calificó la lista de aspirante como “variopinta”.

Dijo que en el listado donde destacan nombres de personeros del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y que, inclusive, participan activamente en cargos de poder; como: “Elvis Amoroso, actual Contralor de la República, ahora quiere cambiar su cargo y ser rector. Otro nombre significativo: Tania D’Amelio, actual rectora del CNE, lleva más de 10 años dentro de la institución y quiere renovarse”, detalló el comunicador.

Sobre los representantes de la sociedad civil, Salas mencionó: “Juan Carlos del Pino, actual rector suplente, director de Partidos Políticos del CNE. Tenemos a Roberto Picón, representante de la Mesa de la Unidad Democrática dentro del CNE. León Arismendi, profesor universitario y Griselda Colina, fue representante electoral del Centro Carter en Venezuela”.

Ante esto, Arellano concluyó: “El tema es complejo porque no es solo las autoridades, se necesita equilibrio en la composición del CNE, si utiliza su autonomía constitucional puede ir revisando alguna de esas decisiones equivocadas, para una elección futura. Las encuestas nacionales siempre han señalado que la salida es electoral, la mayoría cree en el proceso electoral, el problema es cómo se ha deteriorado la institución”. “Creo que los porcentajes favorables a un proceso electoral respetuoso, equilibrado, son altos y luego viene la motivación de la población que podrán lograr los partidos políticos teniendo condiciones más positivas”.

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.