Descargar

La necesidad de “hacer” gobierno en Venezuela: un enfoque para el 2021

FECHA: 17/11/2020
AUTOR(es): Alexa Vielma

La pandemia del Covid-19 agravó la emergencia humanitaria compleja que vive Venezuela. En la incertidumbre del próximo año, especialistas se reúnen para debatir y vislumbrar posibles escenarios que sirvan de guía para el proceder del país.

Venezuela demanda acciones políticas para generar nuevas posibilidades y cumplir con las responsabilidades económicas y sociales. Por esto, la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio San Ignacio de Caracas (Asia) organizó una videoconferencia el pasado 12 de noviembre con el propósito de reunir a exalumnos, hoy en día, especialistas, para reflexionar sobre las áreas políticas, económicas, sociales y sanitarias.

Con la finalidad de aportar una visión analítica del próximo año y entender el camino por venir, inició el evento “Análisis y proyecciones del 2021: un encuentro de ignacianos pensando en Venezuela”, moderado por el periodista Román Lozinski.

ASIA busca ser una plataforma que reúne a los egresados de su colegio para mantener el vínculo, replicar valores ciudadanos y aportar al debate para la construcción del país.

La gobernabilidad implica ser y hacer gobierno

Imagen de ponentes en foro.
Imagen de ponentes en foro.

La primera ponencia del evento la abrió el abogado y director de Venpaís, Centro de Ideas, Tadeo Arrieche Franco, que expuso los criterios, en términos de gobernabilidad democrática, para recuperar la legitimidad de las instituciones.

Recordó que, desde 1999, viene gestándose un proceso de erosión institucional que ha afectado el escenario político, económico y social. Recordó que uno de los hechos que comprometió la Gobernabilidad Democrática fue el llamado a una Asamblea Nacional Constituyente aunado a la declaratoria de desacato de la Asamblea Nacional y, la designación presidencial de 2018, entre otros eventos, los cuales cuestionan este proceder.

“La gobernabilidad no solo tiene que ver con la estabilidad política. Debe haber satisfacción de las demandas sociales”, detalló. Arrieche insiste en la necesidad de recuperar las cualidades de legitimidad política y democrática, para así, dar respuesta a las demandas que tiene la población venezolana.

A su vez, resalta que Venezuela tiene el trabajo pendiente de reinsertarse en el contexto internacional para poder formular una política exterior que responda a las demandas de la Nación.

Por último, propone la creación de un fondo de emergencia con la finalidad de suplir las demandas básicas de la población y apoyar al estímulo de la producción, ya que “elevar la producción nacional incide en la libertad económica”, finalizó.

El deterioro social

La ausencia de gobernabilidad ha hecho que Venezuela esté sumergida en la pobreza. Juan Salvador Pérez, coordinador general del Centro Gumilla inició su ponencia presentando la situación del país en cifras; destacó que el Informe Mundial de las Crisis Alimentarias 2020, pone a Venezuela en el cuarto lugar con 9,3 millones de personas con inseguridad alimentaria.

“Hay un tema que no se puede abordar a la ligera que es la dependencia del Estado”, enfatizó. Para él, la crisis humanitaria ha traído como consecuencia, que más de 5 millones de personas salgan del país y la población que queda en Venezuela, dependa de la entrega de la bolsa de alimentos CLAP.

En ese sentido, desde la redacción ampliada de la Revista SIC han podido puntualizar el panorama que se avecina en cinco puntos: habrá desconexión y desinterés por la política, la gente está dedicada a sobrevivir, se anticipa una nueva ola migratoria desde todos los estados, los servicios carecen de condiciones y las personas muestran desinterés y resignación por la situación.

Finalmente, señaló que se debe aplicar el lema de amar y servir en acciones concretas. “2021 tampoco será un buen año. Nos toca hacer lo bueno”, concluyó.

Un recuento económico

Presentación Venezuela: naufragio y supervivencia del Economista Francisco Ibarra
Presentación Venezuela: naufragio y supervivencia del Economista Francisco Ibarra

Por su parte, Francisco Ibarra, economista y director de la consultora Econométrica hizo un recuento sobre la economía venezolana. Recordó que el país tiene 6 años en recesión económica. “Hoy en día, la economía venezolana tiene un Producto Interno Bruto (PIB) alrededor de los 60.000 millones de dólares, eso nos pone al lado de los países más pobres del hemisferio”, destacó.

A su juicio, la economía no rebotará y por eso, la población debe conocer lo que sucede para afrontar lo que viene. Señaló que, para recuperar la industria petrolera se deben hacer cuantiosas inversiones ya que el sector está destruido.

También destacó que la hiperinflación en el país ha sido inusualmente larga y esto deja cicatrices que durará generaciones. “La gente no lo olvidará, ya no se confiará en la moneda nacional”, enfatizó.

Actualmente, una familia necesita 250 dólares para comprar la canasta de alimentos básicos. El experto relató que la mayoría de los hogares no tienen esa cantidad de dinero. “El gran reto del país es revertir este panorama. Comenzar a sacar a gente de la pobreza, de la manera que mejor podamos”, indicó.

Ante esta realidad, concluyó que la economía venezolana no se recuperará de forma vigorosa bajo el actual clima político y sin crecimiento económico, es imposible revertir la situación. “El daño del tejido económico es permanente, incluso con alguna forma de transición política, la recuperación será ardua y tomará años”, señaló.

Finalmente, enfatizó que el país necesita un acuerdo mínimo para la estabilización de la economía, que puede ser con el sector privado. “La realidad económica está empobrecida, por esto, es vital comenzar a reconstruir desde las acciones que contribuyan y los negocios deben ajustarse al tamaño pequeño de la economía”, aclaró.

La pandemia en crecimiento

Presentación sobre el Covid-19 del Dr. Julio Castro
Presentación sobre el Covid-19 del Dr. Julio Castro

Desde la perspectiva sanitaria, Julio Castro, médico infectólogo señaló que los casos y muertes en el mundo por Covid-19 no han dejado de subir. “La mortalidad está peor que en el primer semestre del año”, enfatizó.

En Venezuela, la pandemia ha tenido un comportamiento particular. “El signo de la epidemia, hasta ahora, es que ha atacado a grandes urbes, densamente pobladas y con PIB alto. Por eso, Venezuela ha tenido un crecimiento modesto con respecto a otros países de la región”. indicó

Según el especialista, esto puede deberse a dos razones: a pesar de que el monitoreo social y de hospitales ha arrojado una ralentización de los casos, “la cifra que otorga el Ministerio no es la real”, pues, la cantidad de pruebas PCR no corresponde al número de personas infectadas.

Adicionalmente, la disponibilidad de gasolina también ha sido determinante ya que, al no haber gasolina, las personas se mueven menos. “Esto ha contribuido con un control en la transmisión”, señaló.

Castro advirtió que, si no se entienden en términos reales los datos de la epidemia, el país se pierde ya que la única manera de que acabe la pandemia es cuando todos tengan inmunidad. En ese sentido, solo hay dos maneras de llegar a ella: inmunidad producto de la infección y por la vacuna.

Lamentablemente, para el 2021 la vacuna no será la solución ya que, el especialista aclaró que no existe capacidad para producir 12 mil millones de vacunas, ni logística posible que abarque a toda la humanidad.

Sin embargo, señaló que para el próximo año habrá pruebas diagnóstico más económicas, lo que permitiría hacer pruebas por semana, y eventualmente, volver a actividades presenciales con las medidas de bioseguridad.

Venezuela, ya vivía una emergencia humanitaria compleja a la que se le sumó la pandemia del Covid-19, por esto, Castro concluye que lo que ayudará al país a navegar por la epidemia será rescatar valores y ordenar políticas públicas con sentido para la gente.

Necesidades que urgen para el 2021

Ante este panorama, el encuentro finalizó con el resumen del Jesuita y politólogo Luis Ugalde, quien está convencido de que se deben buscar soluciones, aunque exista la probabilidad de la sorpresa.

Ugalde enfatizó que Venezuela hundida no le sirve a nadie, por esto, ve con esperanza crear un nuevo cuadro político con una propuesta unitaria en el que se pueda activar la inversión nacional e internacional con la colaboración de los Estados.

“El régimen echa la culpa a las sanciones. Pero la producción petrolera y la industria básica se hundió gracias a ellos. Es necesario que las sanciones cambien, y eso solo será posible en la medida de que el régimen cambie, hace falta una actitud de colaboración, una movilización como la que ocurrió en Europa luego de la Segunda Guerra Mundial, una especie de Plan Marshall. Ahí es en donde estoy esperanzado”, indicó.

En su opinión, Maduro no puede liderizar un nuevo espíritu nacional, ni clima, ni garantías para el país ya que ha empeorado el cuadro que presenta Venezuela.

Además, indica que la elección del nuevo presidente de los Estados Unidos reanuda la negociación para concretar una fórmula única para la salvación del país.

Por esto, destacó que es necesaria la inversión para que la nación vuelva a ser productora. “La creciente productividad es importante, Venezuela tiene que aprender a hacer más con menos. Al final de este año, el PIB estará aún más bajo, eso no cambiará con buena voluntad, cambia con una política y garantías jurídicas”, finalizó.

Si desea ver la videoconferencia, haga click en este link: https://www.youtube.com/watch?v=2uld57eAVJE

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.