Descargar

¿Cómo afectará la victoria de Trump o de Biden la Política Exterior hacia Venezuela?

FECHA: 02/11/2020
AUTOR(es): Omarela Depablos

El próximo 3 de noviembre se determinará quién será el nuevo presidente de los Estados Unidos de América. Expertos vislumbran el posible impacto que implicaría la reelección de Donald Trump o el triunfo de su contrincante, sobre Venezuela.

La nueva figura que ocupará el cargo del Presidente de Estados Unidos de América será una pieza clave en el devenir político venezolano. A solo días de celebrar los comicios norteamericanos, uno de los principales debates gira en torno al futuro de las relaciones entre la potencia extranjera y Venezuela.

El resultado de las elecciones entre el candidato republicano Donald Trump y el representante demócrata Joe Biden, aún podría incidir en el posible cambio de administración de Nicolás Maduro y abrir camino a elecciones libres. Una acción que ha estado presionada por el régimen de sanciones iniciado en 2015, durante la presidencia de Barack Obama.

Ambos candidatos han expresado sus intereses por socavar el núcleo de poder de Nicolás Maduro. Además, coinciden en condenar la violación de los derechos humanos y procuran la pronta “recuperación de la democracia” del país.

Al respecto, la internacionalista Elsa Cardozo considera que la profundización de la crisis en Venezuela ha permitido mantener el tema en la agenda de la Casa Blanca. Sin embargo, la forma de atenderla responde a diferentes visiones políticas: republicana y demócrata.

Dos enfoques, un objetivo.

Durante la gestión de Trump, la política en torno al caso venezolano estuvo protagonizada por sanciones focalizadas, bloqueos económicos a empresas estatales y operaciones militares antinarcóticos. “Una muestra indudable de su prioridad a la recuperación de la democracia en Venezuela”, opina Cardozo.

Las principales acciones se produjeron durante el primer trimestre de 2020, cuando Trump aseguró que “todas las opciones están sobre la mesa” y anunció el Marco Político de Transición para Venezuela. Una estrategia que, de acuerdo con el internacionalista Juan Contreras, tiene el cometido de lograr su reelección.

“Trump no es un político convencional. Ha tomado decisiones contundentes y políticamente incorrectas, pero que responden a una lógica que viene desarrollando desde que asumió la presidencia. Seguirá insistiendo cada vez más y terminará el proceso, hasta que se produzca un cambio en Venezuela”, dice Contreras.

Sin embargo, Cardozo considera que estas medidas generaron “falsas e insanas” expectativas. “No se esforzaron lo suficiente por sumar otros actores democráticos. Alentaron visiones de corto plazo. Sobredimensionaron el peso internacional en la población”, comenta la analista.

Trump todavía hace especial énfasis en “el rescate de la libertad de la nación” durante su campaña. Sin embargo, Cardozo considera que es difícil prever su agenda internacional sobre el caso venezolano.

El internacionalista David Petit coincide con Cardozo. A su juicio, no ve que Venezuela sea un tema tan relevante como hasta hace unos meses. Según el experto, las medidas solo han reforzado la retórica de quienes ejercen el poder, que atribuye la crisis económica venezolana a las sanciones y bloqueos norteamericanos.

Biden, el candidato que lidera las encuestas con 10,6 puntos sobre Trump según Fivethirtyeight, ha expresado su rechazo a la administración de Nicolás Maduro. Pero los especialistas se atreven a afirmar que su eventual elección apunta hacia un proceso de distensión con Miraflores.

“Posiblemente no se incrementen las medidas de presión. Será una diplomacia inclinada al diálogo”, opina Contreras.

Petit asegura que Biden seguirá los pasos de la doctrina exterior Obama, que se enfocó en actuar según los intereses de Estados Unidos. “Él trató de no inmiscuirse de manera tan directa en problemas de carácter hemisféricos y apelar porque los actores internos negocien”.

En ese sentido, el candidato demócrata se enfocará en atender las problemáticas internas de su país: la administración en materia de educación, desempleo y salud, amenazada por la pandemia del Covid-19.

En cualquier caso, Cardozo piensa que un cambio de gobierno en Estados Unidos pudiera facilitar los ajustes estratégicos para hacer más eficaz el apoyo internacional y recuperar la democracia.

La apuesta al interinato.

El mandatario Donald Trump fue el primero en reconocer al opositor Juan Guaidó como cabeza de un posible gobierno interino, estatus que se mantiene vigente pese a que la crisis en Venezuela pasó a un segundo plano por la pandemia.

Petit considera que, si bien esa relación no ha tenido poder fáctico para producir un cambio democrático, ha servido como un punto de legitimidad ante la comunidad internacional.

Biden ha expresado su apoyo hacia Guaidó y ha prometido movilizar fuerzas para buscar una solución a la crisis humanitaria que sumerge a Venezuela. No obstante, Petit cree que será prudente esperar hasta enero de 2021 cuando culmine la gestión de Guaidó y se defina qué pasará con la legitimidad de la Asamblea Nacional.

“Los demócratas van a esperar a ver si hay alguna posibilidad con respecto al interinato.  ¿Se realizará un plebiscito como se dijo hace poco? ¿Se mantendrá la Asamblea Nacional?”. En función de ese análisis, Petit sugiere que el gobierno de Biden tomaría medidas, que –reitera– serán más pasivas que las Trump.

Por su parte, Contreras destaca que, sin importar el candidato que resulte ganador, la oposición siempre tendrá un papel importante, en especial a la hora sumar actores de la comunidad internacional. En ese sentido, la Casa Blanca –en conjunto con el Grupo de Lima, el Grupo de Contacto, la Unión Europea– será pieza fundamental para quienes aspiran un cambio en Venezuela.

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.