Descargar

Nuevos modelos de negocio para recuperar a Venezuela

FECHA: 06/04/2021
AUTOR(es): Homero Gutiérrez

La pandemia del COVID19 y las medidas de distanciamiento social irrumpieron en la vida cotidiana de las personas alrededor del mundo, cambiando el comportamiento del consumidor y creando las condiciones propicias para la adopción acelerada de nuevos modelos de negocio.

Las tendencias en innovación y los nuevos modelos de negocios que emergieron y se hicieron visibles durante la pandemia no son el resultado de una casualidad o de la magia, es fruto de un proceso de mejoras continuas, así como de gasto en investigación y desarrollo por parte de emprendedores, startups y empresas.

El mundo post pandemia se moverá más rápidamente hacia la automatización, robótica, inteligencia artificial y energías renovables, desde supermercados hasta empresas de biotecnología, vienen adoptando rápidamente estas tecnologías. Los países que se queden al margen de los nuevos modelos y la innovación tecnológica, corren el riesgo de caer en una situación de estancamiento económico y pérdida de competitividad.

En Estados Unidos, la cadena de tiendas Walmart aumentó sus ventas en los canales digitales un 79% en el último año, mientras que empresas de comercio electrónico como Amazon y la argentina Mercadolibre registraron tasas de crecimiento de sus ventas de 38%[i] y 73%[ii], respectivamente. Además, Amazon y Walmart vienen trabajando en la automatización de las entregas de los pedidos en línea, con un programa de drones que permitiría a ambas compañías ahorrar millones de dólares en las entregas de la última milla.

La innovación no sólo está ocurriendo en las empresas de tecnología y software, tenemos a una compañía tradicional como Walmart que está trabajando para convertir su extensa red de tiendas en bases para el despegue y aterrizaje de drones. En estos esfuerzos de automatización también encontramos a FedEx que estaría ensayando entregas con robots que le permitiría adaptar sus operaciones a las nuevas tendencias, reducir costos de operación y ampliar sus márgenes.

Desde el inicio de la pandemia, las cadenas de restaurantes han sido los sectores más afectados por el distanciamiento social y los confinamientos. Compañías como McDonalds, Starbucks y Chipotle Mexican Grill comienzan a recuperarse del impacto inicial de la pandemia con una estrategia orientada a digitalización de sus canales de atención y venta, orientada en la remodelación de muchos de sus restaurantes para facilitar el take-away, el autoservicio y el delivery.

La estrategia de digitalización de las cadenas de restaurantes contó como aliado imprescindible a las compañías de delivery como DoorDash, UberEats, GrubHub y Postmates en Estados Unidos, que registraron un crecimiento importante en sus operaciones y entregas. Incluso en Venezuela se han sumado varias plataformas locales de delivery durante la pandemia, pese a las limitaciones en el servicio de Internet, los problemas con los medios de pago, la escasez de combustible y una inédita crisis económica que ha reducido el poder de compra de la mayoría de los hogares.

A nivel global, el potencial de crecimiento de las aplicaciones de delivery quedó en evidencia con la capitalización de mercado de USD 42.360 millones[iii] que mantiene la compañía DoorDash, luego de su oferta pública inicial de acciones.

En Latinoamérica, también han crecido las operaciones de las plataformas de delivery como la española Glovo, la uruguaya PedidosYa y la colombiana Rappi. Esta última opera en 200 ciudades de 9 países de Latinoamérica con alrededor de 10 millones de usuarios activos y 100 mil comercios afiliados, Rappi alcanzó una valoración aproximada de USD 3.500 MM después del aporte de capital por USD 1.000 millones de Softbank[iv].

En el ámbito del entretenimiento la pandemia también ha impulsado cambios, las plataformas de streaming como NetFlix, Disney+, Hulu, HBO Max, Amazon Prime Video, DirectvGo, entre otras, aumentaron significativamente su número de suscriptores activos.

Mientras que los estudios de filmación también dieron pasos inéditos comenzando a estrenar sus películas a través de las plataformas de streaming ante el cierre de las salas de cine que ha puesto en jaque a las cadenas de cine como AMC Entertainment y Cinemark.

Otros sectores de la industria del entretenimiento que se vieron favorecidas por los cambios que impuso la pandemia son las compañías de videojuegos, que registraron un buen año en términos de ventas, por un lado Electronics Arts registró un alza de sus ventas hasta los USD 5.670 millones en los últimos 12 meses, mientras Microsoft anunció la compañía de videojuegos Bethesda Softworks por USD 7.500 millones[v].

La valoración de mercado y las ventas de muchas de las compañías innovadoras que hemos mencionado, como plataformas de streaming, aplicaciones de delivery y videojuegos, superan ampliamente la suma de PDVSA, CITGO y las empresas básicas venezolanas.

Para poner en contexto, las ventas en el último año de una cadena de cafeterías como Starbucks (USD 23.518 millones) duplicarían las exportaciones totales de Venezuela durante 2020[vi], la aplicación de delivery DoorDash tiene una valoración de mercado probablemente muy superior a la que tendría PDVSA con los actuales niveles de producción, mientras que la aplicación de delivery colombiana Rappi tendría una valoración que superaría a la de CITGO[vii] actualmente.

Aunque el país debe seguir aprovechando la explotación de sus recursos mineros y petroleros de la mano del sector privado, queda claro que el modelo de extracción de recursos no es suficiente para recuperar la economía del país, el crecimiento sostenido y el bienestar de los ciudadanos. Los venezolanos debemos comprender que la riqueza de un país no está en la base de recursos que disponga, sino en la innovación de los emprendedores que alrededor del mundo convierten sus ideas e iniciativas en verdaderas empresas globales.

En Latinoamérica existe un incipiente movimiento de emprendimiento e innovación que comienza a mostrar algunos resultados con un grupo creciente de compañías, denominadas unicornios, que han logrado una valoración de mercado de más de USD 1.000 millones.

Estas empresas han logrado crear modelos de negocio innovadores en la región, sin depender del presupuesto público. En muchos casos, tienen un modelo de negocio probado con expectativas de ventas y beneficios que superarían a muchas de las empresas estatales en sus respectivos países de origen.

En medio de la crisis más profunda de la historia de Venezuela, las búsquedas en Google de la palabra emprendimiento ha registrado un aumento significativo desde 2018.

Una evidencia que muestra que el espíritu emprendedor continúa intacto en el país. Sin embargo, faltan las condiciones mínimas para que las pequeñas iniciativas se transformen en emprendimientos formales y estos se conviertan en startups que tengan la oportunidad de probar su modelo de negocio.

En la medida que se genere un volumen importante de emprendimientos formales se estarían creando sinergias y fortaleciendo un ecosistema que sumará automáticamente a nuevos emprendedores facilitando el camino para otros. En el proceso se crearán nuevos empleos sin la intervención del Estado, aportando nuevos productos que expandirán la limitada oferta de bienes y servicios de la economía.

El inicio de este camino no será fácil, Venezuela enfrenta un agudo proceso de desinversión y subinversión que lleva más de veinte años, dando como resultado la falla de los servicios e infraestructura básica, así como la obsolescencia tecnológica de buena parte del stock de capital de la economía.

La continuidad del esquema económico estatista heredado de mediados de los años setenta y agudizado en los últimos veinte años, constituye un obstáculo importante para la innovación, atraer la inversión extranjera y el desarrollo del capital humano, elementos esenciales para recapitalizar el país y facilitar la aparición de emprendimientos, startups y empresas que nos lleven a tener el primer unicornio venezolano.

En conclusión, la recuperación de la economía requiere la creación de un marco de amplias libertades económicas que permitan la adopción de los nuevos modelos de negocio en Venezuela.

La principal tarea para los “policymakers”, que pretendan dirigir los destinos del país en los próximos 10 años, será adelantar un conjunto de reformas enfocadas a liberalizar el mercado laboral, aplicar una política de puertas abiertas a la inmigración, disminuir las regulaciones a la actividad privada, reducción unilateral de aranceles, establecer un esquema de libertad monetaria, simplificar y bajar las alícuotas del régimen de impuestos.

[i] Amazon.com, Inc. Reporte a la Security Exchange Commission, “10-K: Annual report for year ending December 31”, 2020. February 3, 2021.

[ii] Mercado Libre, Inc. Reporte a la Security Exchange Commission, “10-K: Annual report for year ending December 31, 2020”. March 1, 2021.

[iii] Capitalización de mercado de DoorDash al cierre del 25 de marzo de 2021.

[iv] https://gestion.pe/economia/empresas/rappi-startup-colombiana-us-3-500-millones-apuesta-softbank-266304-noticia/

[v] https://www.cnet.com/news/microsoft-zenimax-close-7-5b-acquisition-deal-following-regulatory-approval/

[vi] Cifras del consenso de los analistas ubicó las exportaciones venezolanas en USD 11.800 millones, según los datos recopilados por LatinFocus.

[vii] https://www.wsj.com/articles/citgos-worth-may-be-running-dry-1494759660

 

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.