Descargar

¿Ha sido el Covid-19, un Cisne Negro en Política Internacional?

FECHA: 01/06/2020
AUTOR(es): Rommer Ytriago F.

El año 2020 ha transitado en el marco de una Agenda Internacional compleja, algunos sucesos del año anterior debieron tener un desenlace en los primeros seis meses del corriente, pero el fenómeno del Covid-19 obligó a que quedaran postergados hasta nuevo aviso.

La dinámica que se enmarcaba principalmente en materia comercial y política entre las cosmovisiones de los Global Players (que por excelencia son Estados Unidos, Rusia y China), se trastocaron y derivaron en cuestiones de mayor calibre que en artículos anteriores a este se han analizado bajo la perspectiva del fenómeno conocido como la Trampa de Tucídides.

Sin embargo, el fondo de la realidad reside en que todo cambió bruscamente convirtiendo las fortalezas en debilidades, es decir, se afectó la gestión de crisis que supone ser un apéndice en la acción de respuesta de la Seguridad y Defensa de los Estados y de la dinámica propia de la Sociedad Internacional.

Esta forma abrupta y ruda vino a formar un hecho sin precedentes, impredecible e inesperado, cuyas magnitudes aún no se logran visualizar y que seguramente tendrán diversas explicaciones que en esencia concluyan que al parecer ha surgido un Cisne Negro en Política Internacional.

Este término metafórico originalmente fue acuñado por el filósofo y ensayista libanés, Nassin Nicholas Taleb en su libro: “El cisne negro. El impacto de lo altamente improbable[i]”, publicado en 2007, en dicha obra, expresa que: “Lo que aquí llamamos -Cisne Negro- (así, en mayúscula) es (…) Primero, una rareza, pues habita fuera del reino de las expectativas normales, porque nada del pasado puede apuntar de forma convincente a su posibilidad. Segundo, produce un impacto tremendo[ii], que en consecuencia hace frente al Sistema Internacional y cuya tercera condición viene a ser que pese a su rareza “(…) la naturaleza humana hace que inventemos explicaciones de su existencia después del hecho, con lo que se hace explicable y predecible”[iii].

Con base a tales cuestiones, Taleb elabora su trabajo metafórico haciendo referencia a un fenómeno que en la antigua Europa se pensaba que era imposible: ver o creer que existieran los cisnes negros (puesto que nunca se había visto uno); no obstante, pasarían varios siglos para que el continente pudiera apreciar la rareza, la imposibilidad y el impacto en la existencia de estos animales que demostraron y retaron lo estrecho de la episteme del ser humano y su capacidad para razonar ciertas cuestiones en consecuencia a la aparición de imprevistos, que ocurren no solo en relaciones internacionales sino en la vida social, política y económica.

Por ello, al no contar con la certeza de que este evento ocurriera, se pudieron desestabilizar hasta los más mínimos mecanismo de acción de los Estados, en todas las escalas (global, regional y nacional), como a su vez, alterar la Agenda Internacional desde los temas de Seguridad y Defensa, pasando por encima de la Soberanía, la Gobernabilidad y Gobernanza, la Cooperación y el Multilateralismo, la Economía, el Medio Ambiente, hasta los Regímenes Políticos, entre otros factores.

Lo dicho, reafirma cómo el paso de la pandemia generó grandes desafíos geopolíticos y comprueba como ha asegurado Amable Sarto Ferreruela, que “Los sistemas de prevención de riesgos, desarrollados por expertos y científicos, son un fiasco porque se cimientan en la normalidad gaussiana y obvian o desprecian lo que se encuentra fuera de ese espectro. Olvidan que lo improbable no es imposible (…)”.[iv]

Por ende, el impacto ha sido global, pero en especial “(…)en Occidente, donde la democracia y los derechos y libertades individuales se consideran sacrosantas, no se ha dudado en adoptar medidas y restricciones que, en un principio, se consideraban propias de regímenes dictatoriales[v]; lo que ha sido motivo a su vez, para que regímenes políticos cuyas características sean las carencias democráticas, se vean fortalecidos en su accionar de control social y político.

Así las cosas, transcurren, mientras que en la crisis de la pandemia el Sistema Internacional sigue su curso en el debate constante (y ahora mucho más), entre paradigmas o cosmovisiones, en las que orientarse, desempeñarse y entenderse propiamente, hallando  que tales realidades van desde la perspectiva hobbesiana que describe que la “(…) actividad internacional más característica es la guerra”[vi]; la realidad kantiana, en la cual “(…) el estado pierde relevancia en favor del individuo, cuyas relaciones(…)han de borrar el sistema de estados”;[vii] siendo el conflicto ideológico la visión internacional que mayormente defienden los marxistas, reflexivistas o revisionistas.

Y, por último, la realidad grociana donde “(…) el conflicto entre estados es de carácter limitado en base a la existencia de reglas y de instituciones”,[viii] cuya actividad internacional, que mejor le representa “(…)es el comercio o, de modo más general, las relaciones económicas y sociales entre los estados”[ix].

Lo anterior, aborda el contexto analítico, normativo e ideológico de la dinámica internacional en el cual el Covid-19 ha irrumpido, presentándose aparentemente como el fenómeno del Cisne Negro, que ha traído en consecuencia como la problemática de la gestión de crisis reanima a “(…) la alta política (high politics), movido por la fuerza militar de las superpotencias, a un mundo complejo, el mundo de la baja política (low Politics) determinado por factores sociales y económicos”[x], por lo que no en vano es, que en ello resida el sustrato donde ha chocado la crisis de la pandemia para profundizar aún más las ya heterogéneas, complejas e interdependientes características y dinámicas de un Sistema compuesto por una Sociedad de Estados que da señales de cambios.

Con este panorama, otros estudiosos buscarán pronosticar los hechos y sobre lo ocurrido, hacer ver que esto era totalmente predecible y casi esperado, como si las teorías dieran sus aportaciones para ello, cuando realmente son lentes para observar y analizar el panorama, así, han criticado la conceptualización del Cisne Negro para hablar en este caso del Covid-19 desde otras metáforas que reflejen que el fenómeno ocurrido no encaja a esta connotación, pero cuyas señales de aparición son omitidas por ellos mismos, parece entonces que van perdiendo la batalla predictiva.

Pese a esta situación, el propio Nassin Taleb, ha expresado que la pandemia del Covid-19 no es un Cisne Negro alegando en tono culposo que lo sucedido era algo lamentable, y, que los saldos de víctimas yacen por la falta de vigilancia y competencia de las autoridades sanitarias desde que el brote inició.

En conclusión, lo que queda tremendamente claro es que si eso fue predecible o se esperaba que ocurriera desde mucho tiempo atrás, lo ordenador subyace en preguntarse: ¿cómo es que no hay explicación aun certera cuando ya el hecho ha ocurrido, que en pleno siglo XXI se dio un fallo de la gestión de crisis, del control de ambiente y resultado por parte de los Estados, las potencias, de sus autoridades sanitarias y de la propia Organización Mundial de la Salud?, por lo que se haya permitido forjar un hecho que sigue pareciendo en principio, sorpresivo, de gran impacto socioeconómico con capacidad de ser racionalizado a posteriori, en la cual sino es la metáfora para analizar lo ocurrido, parece serlo, el Covid-19, un Cisne Negro en Política Internacional.

[i] TALEB, Nassim Nicholas (2008). El cisne negro. El impacto de lo altamente improbable. Editorial Paidós

Ibérica. Barcelona.

[ii] TALEB.N.N., Ibidem, p.23.

[iii] TALEB.N.N., Ibidem, p.23.

[iv] SARTO FERRERUELA, Amable. (2020). Bandadas de cisnes negros. Documento de Opinión, Instituto Español de Estudios Estratégicos http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2020/DIEEEO40_2020AMASAR_cisnesnegros.pdf y/o enlace bie3 (27/05/2020).

[v] SARTO FERRUELA. A., ibidem, p.9.

[vi] BARBÉ, Esther. (1995). Relaciones Internacionales. Barcelona: Tecnos. p. 47.

[vii] BARBÉ, E., Ibidem, p.47

[viii] BARBÉ, E., Ibidem, p.48

[ix] BARBÉ, E., Ibidem, p.48

[x] BARBÉ, E., Ibidem, p.63

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.