Descargar

Geopolítica, Poder y Vacunas

FECHA: 21/05/2021
AUTOR(es): Rommer Ytriago

Después de un año y cuatro meses, de haberse hecho la declaración de emergencia de salud pública de preocupación internacional, el panorama global se sigue mostrando incierto en tanto a las asimetrías que los Estados manejan entorno a una solución de carácter universal, debido a que el asunto se encuentra atado -de modo indisoluble- a la geopolítica, el poder y las vacunas.

Este problema ha puesto de relieve -en el escenario internacional- las profundas diferencias en las concepciones estatales, dado que el realismo político y el idealismo que manejan algunas unidades -aun cuando ambas son concepciones tradicionalistas-, les proporcionan posiciones no satisfactorias a sus capacidades, sus intereses y la respuesta de cara a las amenazas, que en el mejor de los casos debería conducir a la cooperación frente a la discordia.

Sin embargo, pensar que solamente se trata de las interacciones entre Estados, sería dejar de reconocer el amplio entramado que reúne la situación en la cual el COVID-19, es una condición fáctica para reafirmar la pluralidad de actores que están inmersos en la dinámica abierta en 2020.

De allí que los vectores de acción estén sumergidos en un ambiente de “Interdependencia” marcado por una agenda mucho más compleja, cambiante y reducida jerárquicamente.

Mucho se ha especulado sobre la geopolitización de las vacunas o del poder que han demostrado los países más desarrollados para hacerle frente a la pandemia, los graves problemas que enfrentan las periferias y la forma en la que se reparten el globo las potencias, a la par de establecer zonas de influencia.

En ese sentido, la vacuna rusa “Spunitk V” ha llevado la delantera en la “competencia de la inmunización” desde el punto de vista de efectividad inmunitaria, eficiencia en su producción y consolidación en el mercado internacional siendo así como “60 países han aprobado su uso, entre ellos, diversos de América Latina” (BBC, 2021)[i].

A su vez, esto es aliciente en una suerte de ampliación de los caminos en Occidente, más allá de las concepciones geopolíticas de fronteras destinadas al extranjero cercano y extranjero lejano establecidas por el Consejo de Seguridad Nacional de la Federación de Rusia en su documento “El desarrollo estratégico de Rusia hasta 2020” denominado “Estrategia 20-20”.[ii]

De igual modo, este escenario ha sido favorable para que el uso del poder –por parte de las potencias-, cobre fuerza en tanto sea percibido como la forma en la que, con control de ambiente y resultado, se obtengan beneficios colaterales y, ello se perciba en la forma como ciertas unidades políticas emplean distintos mecanismos de pagos a fin de surtirse de la precitada vacuna, modificando muchas veces la forma de relacionarse como de proyectarse al exterior.

De lo dicho parten estrategias unilaterales, bilaterales y multilaterales, pero en específico la de mecanismos que a razón del poder duro en tanto a la forma de “inducir a terceros a cambiar de postura” (Nye, 2002, pág. 30)[iii] o poder blando “(…) la habilidad de obtener lo que quieres a través de la atracción antes que a través de la coerción o de las recompensas (…)” (Nye 2010, pág. 118)[iv] puedan ser formas de solucionar la emergencia sanitaria que se les presenta.

Es así como el intercambio de petróleo por vacunas no sea algo descabellado es una suerte de emular al “programa de la ONU Petróleo por Alimentos, implementado para satisfacer las necesidades humanitarias de la población de Irak tras la Guerra del Golfo, entre sanciones económicas impuestas tras la invasión de Kuwait por tropas iraquíes en 1990”. (Deutsche Welle, 2021).[v]

Por otra parte, conviene decir que, para enero de 2021, The Economist Intelligence Unit[vi] evaluaba que en Venezuela se alcanzaría una cobertura amplia de vacunación para inicios del 2023, pero todo ello dependerá más allá de nuevas emergencias por rebrotes y el acceso a las vacunas, por el poder que ejerzan las potencias sobre sus socios o zonas de influencia, lo que en consecuencia revestirá de importancia la diplomacia de las vacunas.

Así pues, más que el realismo, el neorrealismo toma la delantera como el enfoque, más preciso donde las capacidades estatales en términos de poder, abren el paso definitivo a la interdependencia compleja, que es la forma de manifestarse y llevarse a cabo este juego político, donde posiciones de abandono a temas neurálgicos como Venezuela -en el caso de la administración Biden-, dejan el espacio para reafirmar la incidencia de otros jugadores globales.

En esas circunstancias Rusia y China avanzan velozmente en cuanto a su posicionamiento, peso e influencia mientras que cumplen objetivos comerciales, no obsequian la vacuna, la comercializan e incluso se dejan seducir por la oferta de pagos colaterales.

De esa forma “(…) esperarán que los países receptores los respalden en Naciones Unidas, facilitar el acceso a los recursos naturales, acelerar la aprobación de proyectos de inversión, facilitar comerciar, o estar más abierto a la compra de equipos de defensa o tecnología 5G”. (The Economist Intelligence Unit, 2021, pág. 1).[vii] En consecuencia, la diplomacia de la vacuna es solo una herramienta en la que hallan formas de penetrar en el globo para cumplir propósitos estratégicos.

No se sabe cómo acabará el periodo de pandemia e incluso si la estructura internacional soporte los eventos que dan señales de un proceso de transformación, lo que sí se puede precisar es que “Quien gobierne la Europa Oriental dominará el Corazón Continental; quien gobierne el Corazón Continental dominará la Isla Mundial; quien gobierne la Isla Mundial dominará el mundo” (Cairo,2010, p.325)[viii], y quien lo logre, habrá sabido utilizar geopolítica, poder y vacuna.

[i] BBC. (2021). Coronavirus: Rusia aprueba la Sputnik Light, una versión de su vacuna de una sola dosis.

[ii] HAAS, M. D. (2010), “Russia’s Foreign Security Policy in the 21st Century. Putin, Medvedev and beyond”. Contemporary Security Studies, Londres y Nueva York, p. 24.

[iii] Nye, J. (2002). “The Paradox of American Power. Why the World’s Only Superpower Can’t Go it Alone”. New York: Oxford University Press

[iv] Nye, J. (2010). “Prefacio y Capítulo 5: El poder blando y la política exterior americana”, en Soft Power, Public Affairs, New Hampshire, 2004. Relaciones Internacionales, (14), 117-140. Recuperado a partir de https://revistas.uam.es/relacionesinternacionales/article/view/5019

[v] DW. (2021). Nicolás Maduro ofrece «petróleo por vacunas» contra COVID-19. [artículo en línea]. Disponible en: Nicolás Maduro ofrece ″petróleo por vacunas″ contra COVID-19 | Coronavirus | DW | 29.03.2021

[vi] The Economist Intelligence Unit. (2021). Coronavirus vaccines: expect delays Q1 global forecast 2021-March update. [Documento en Línea], Disponible en: https://www.eiu.com/n/campaigns/q1-global-forecast-2021/

[vii] The Economist Intelligence Unit. (2021). What next for vaccine diplomacy?. [Documento en Línea], Disponible en: https://www.eiu.com/n/campaigns/q2-global-forecast-2021/

[viii] Cairo. C. H. (2010). “Comentario: “El pivote geográfico de la historia”, el surgimiento de la geopolítica clásica y la persistencia de una interpretación telúrica de la política global”. Geopolítica(s). Revista de estudios sobre espacio y poder, Vol. 1. Núm. 2. pp. 321-331. p. 325.

 

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.