Descargar

¿Es aplicable el TIAR para Venezuela?

FECHA: 20/11/2019
AUTOR(es): Rommer Ytriago F.

Muchas personas en nuestro país, y tal vez en el continente, están a la expectativa de los resultados de la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), como mecanismo de presión al gobierno de Nicolás Maduro, que vive, sin lugar a dudas, la crisis política más grande conocida en los últimos 50 años en el hemisferio.

La urgencia de buscar mecanismos de resolución de conflictos para tratar el problema venezolano, ha generado un sinfín de propuestas entorno a diálogos y negociaciones que, hasta el momento, no han materializado avances para que el petitorio de la Comunidad Internacional se ejecute, que es: recuperar el fuero democrático en el país, ir a un proceso de elecciones libres (universales, directas y secretas) y cambiar el patrón político e ideológico que ha condenado al retroceso de la que fue una de las naciones más prosperas de Suramérica.

Este ambiente ha generado esperanzas, que están sobre la base de los propósitos y la naturaleza de una membresía, creada para un contexto político totalmente distinto al actual. Para 1947, el Sistema Internacional modificaba su estructura, el orden bipolar consolidaba un esquema de contención entre las potencias (EEUU y la Unión Soviética), y nacían sistemas de alianzas como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), cuyo carácter ha sido absolutamente defensivo.

El TIAR se basa, conforme al Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas para el ejercicio del derecho a la legítima defensa individual o colectiva, en cuyo documento constitutivo establece según su Artículo 3.1. que en caso de “(…) un ataque armado por cualquier Estado contra un País Americano, será considerado como un ataque contra todos los Países Americanos, y en consecuencia, cada una de las Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque (…)”

Con base a este propósito defensivo, a gran escala se cimentaría también el propósito de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en su artículo 5, en el cual “Las Partes acuerdan que un ataque armado contra uno o más de ellos en Europa o América del Norte se considerará un ataque contra todos ellos,”  como mecanismo de contención al enemigo, el cual condicionó las bases para el desarrollo de un período de tiempo, denominado Guerra Fría, al desarrollo de conflictos de baja intensidad entre los polos.

Así, dos sistemas de Alianzas hermanados por el liderazgo que sobre ellos ejerce Estados Unidos, orbitaría sin que tal relación simbolizara un éxito común. El TIAR intentó ser activado en conflictos de la región no menos de dos docenas de veces; cuando se dieron los hechos de la Guerra de las Malvinas entre Argentina y Reino Unido, el fracaso de su aplicación estuvo concernido en que Argentina era el Estado agresor.

La realidad significativa radicó en que geopolíticamente, Estados Unidos no podía hacer frente ante la defensa de la Argentina cuando Reino Unido era su socio en la OTAN contra la Rusia Soviética y, además de tener con el reino lazos históricos de origen. Aunado a lo dicho, la cuestión ideológica sería compartida por Chile, cuyo gobierno era de corte anticomunista que no respaldaba activar el Tratado ejerciendo un liderazgo suficientemente activo para truncar tal aplicación.

En 2001, a raíz de los hechos ocurridos en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos solicitaría la aplicación de ambos esquemas multilaterales de Seguridad y Defensa, así se invocó la activación del artículo 5 de la OTAN como del 3.1 del TIAR. A la fecha de hoy, países como Perú, Bolivia, Ecuador, México, Nicaragua y Venezuela, oficialmente renunciarían a la membresía por no cumplir con lo estipulado en sus preceptos constitutivos, así como por ser calificada de mecanismo obsoleto.

Ciertamente, a pesar que hoy día el mundo vive bajo la Estructura de un sistema multipolar y de haber acabado la Guerra Fría, las argumentaciones sobre la situación de Venezuela responden al carácter ideológico que separó a los bloques de poder, el pensar en que la membresía desvirtúe sus propósitos y su naturaleza, con la aplicación de sanciones a funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro, raya en el desmantelamiento definitivo de una instancia que, en el mejor de los casos, pudiera asegurar el diseño y la seguridad regional frente a cuestiones a los que se deba contener por peligrosos. Es por ello, que hay que mirar con reserva a la membresía que se desmorona, por no hacer las rectificaciones constitutivas necesarias para orbitar en estos tiempos híbridos o de nuevas guerras que no es, en definitiva, mecanismo de presión.

OEA. (2019). “Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca”. [Documento en Línea] Disponible en: https://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/b-29.html [Consulta 2019, septiembre 26].

OTAN. (2019). “El Tratado del Atlántico Norte”. [Documento en Línea] Disponible en: https://www.nato.int/cps/en/natolive/official_texts_17120.htm [Consulta 2019, septiembre 26].

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.