Rommer Ytriago F.

Politólogo

@rayfvzlo
Descargar

Entre el Covid-19 y la Trampa de Tucídides (I)

FECHA: 25/03/2020
AUTOR(es): Rommer Ytriago F.

El mundo está enfrentando terribles problemas, por ello, algunos cientificistas podrán asegurar que son retos a la Paz y otros a la Seguridad, sin embargo, varios elementos destacan a propósito de la pandemia del Covid-19 (comúnmente conocido como Coronavirus), ya que surge justamente al momento en que finaliza el conflicto arancelario entre Estados Unidos y China que ha inquietado a la economía global.

El acuerdo entre potencias conocido como “fase 1”, supone en primera instancia la compra por parte de China de 200.000 millones de dólares adicionales de bienes estadounidenses, en productos que van desde lo industrial y agrícola como en materia energética y de servicios financieros, así como en la reducción de aranceles al ingreso de productos estadounidenses; sumado al fortalecimiento y respeto en materia de propiedad intelectual por parte de China y el mantenimiento de 360.000 millones de dólares de aranceles en bienes chinos por parte de Estados Unidos, siendo ello base para lo que se ha denominado la “fase 2” del acuerdo que aún están por consumar.

Por su parte China, aunque cedió algunas cuestiones, se reservó el subsidio a algunas industrias estratégicas, así como ha quedado por fuera de la negociación el tema de la ciberseguridad que forma parte del entramado de la disputa comercial y tecnológica entre las dos potencias.

Pese a lo dicho, la emergencia mundial que ha desatado la Pandemia ha vuelto a poner en tensión a las dos potencias, los indicios de ello se basan en las teorías conspirativas que han establecido desde China, con el supuesto de que Estados Unidos habría inoculado el virus, como aseveraría Zhao Lijian (portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China) quien recientemente expresó que «Podría haber sido el ejército estadounidense quien trajo la epidemia a Wuhan«[i] como también publicó un artículo en su cuenta de la red social Twitter el 12 de marzo de 2020, afirmando que “Este artículo es muy importante para todos y cada uno de nosotros. Por favor léalo y retuitee. COVID-19: evidencia adicional de que el virus se originó en los EE. UU”.[ii]

No obstante, en contraposición a lo dicho por Lijian, científicos chinos aclararían que ciertamente el brote comenzó en el país, y que las fuentes provenían de animales salvajes comercializados en el mercado de animales vivos de Wuhan y lo que mayor peso haría es que la responsabilidad, no sería por qué el virus apareciera en China sino por el gobierno encubrir y no asumir la situación con una buena gestión de crisis, desde que comenzó el brote hasta su fase de epidemia.

Esta situación, coloca sobre el tablero internacional diversas teorías, entre ellas que el virus sería un arma biológica. Por su parte el General de Brigada iraní Qolamreza Yalali (jefe de la Organización de Defensa Pasiva de Irán), sobre la situación advirtió una posible responsabilidad por parte de Estados Unidos, alegando que tienen laboratorios biológicos cerca de Irán, Rusia y China, agregando que “Aún no se puede declarar cien por ciento que se trata de una guerra biológica, aunque el virus tiene gran parte de las características de este tipo de guerra”.[iii]

De igual modo, desde Rusia, algunos políticos habrían aprovechado la situación para acusar a Estados Unidos, Vladimir Zhirinovski líder del Partido Liberal Demócrata ruso afirmó que “desde hace 20 años intentaban crear un arma biológica contra los rusos, sin embargo, no tuvieron éxito y lo hicieron contra los chinos, ya que, desde el punto de vista económico, el gigante asiático es invencible[iv].

Pese a estas declaraciones, el 17 de marzo de 2020, China informaría a través del Ministerio de Defensa, que ha desarrollado con éxito una vacuna contra el SARS-Cov-2 causante del Covid-19, con pruebas hechas en animales (primates) y que serán aplicadas en humanos, información que justamente saldría a luz pública cuando Estados Unidos expresara el día anterior que había desarrollado una vacuna y que iniciaría los ensayos en humanos a un total de 45 voluntarios.

Lo dicho, parece representar una carrera entre potencias, sin embargo, no deja de dar visos de que se trate de la “Trampa de Tucídides”, que viene a ser la posición desafiante y el reto de una potencia nueva sobre otra ya establecida, consolidando el clímax para un conflicto de niveles superiores o por lo menos en áreas no tradicionales de la violencia en relaciones internacionales, que convoque ajustes y acciones no solo de quien reta sino de quien es retado para evitar la guerra y que al tiempo cambie la balanza de poder.

El término se conoce gracias al politólogo estadounidense Graham Allison, analista de la seguridad nacional de EEUU, y asesor de la Corporación RAND, en su obra “Con destino a la guerra, ¿es posible que Estados Unidos y China escapen a la Trampa de Tucídides?”, donde narra como el desencadenamiento de eventos crean las condiciones que permiten a una potencia emergente retar la hegemonía, dominio y primacía de una potencia ya existente.

Este fenómeno es conocido gracias a los relatos del ateniense Tucídides en su obra “La Guerra del Peloponeso” en el siglo V antes de Cristo, describiendo que “fue el ascenso de Atenas y el temor que eso inculcó en Esparta lo que hizo que la guerra fuera inviable”. Por lo que la preponderancia en la actualidad en que China se convierta en Atenas frente a Estados Unidos (Esparta), es latente.

Tucídides, se enfocó en mostrar como la tensión generada propicio el cambio en el balance de poder de las dos potencias rivales, es así como el gran debate está en que Estados Unidos y China caigan en la trampa.

Sin embargo, como expresó Karl von Clausewitz “la guerra es la continuación de la política por otros medios[v], por ello, el uso de la pandemia como una posible guerra biológica para hacer “reset” en la economía no sería un asunto descabellado, pero lo que sucede pudiera simbolizar una forma de combate en el que midan fuerzas, en el que se rete hegemonía dominio y primacía (lo que la aleja de un conflicto bélico directo) al no superar airosamente el conflicto arancelario, sin embargo ello aun es muy prematuro para sentenciarlo, porque los efectos en materia económica son hipotéticos, los hechos hay que observarlos por como ocurren y no por cómo se predicen.

De ser así la situación de reto, se colisionaría con la estructura del Sistema Internacional, es decir la multipolaridad y la distribución geopolítica del tablero internacional; sin embargo, lo que sí pudiese afirmarse, es que lo visto hasta ahora son signos de que la estructura está dando señales de cambio y de una posible formación de una tripolaridad al hacerse la salvedad del peso y prominencia de Rusia en el Sistema Internacional.

[i] BBCMUNDO. (2020). Coronavirus: cómo el virus se volvió parte de la «guerra» política entre EE.UU. y China. BBC. Obtenido de https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51938799

[ii] POLÍTICA Y GESTIÓN. (2020). Teorías conspirativas Chinas señalan al gobierno de EEUU como el creador del Coronavirus. Argentina. Obtenido de https://www.politicaygestion.com.ar/teorias-conspirativas-chinas-senalan-al-gobierno-de-eeuu-como-el-creador-del-coronavirus/

[iii] HISPANTV. (2020). Irán afirma que COVID-19 tiene muchos rasgos de guerra biológica. Obtenido de https://www.hispantv.com/noticias/politica/451159/iran-coronavirus-covid-guerra

[iv] HISPANTV. (2020). EEUU ha producido el coronavirus en sus laboratorios secretos. Obtenido de https://www.hispantv.com/noticias/rusia/451473/coronavirus-arma-biologica-laboratorios-secretos-eeuu

[v] CLAUSEWITZ, K. (2002) De la Guerra. Obtenido de https://lahaine.org/amauta/b2-img/Clausewitz%20Karl%20von%20-%20De%20la%20guerra.pdf

 

 

 

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.