Descargar

Entre el Covid-19 y la Trampa de Tucídides (II)

FECHA: 20/04/2020
AUTOR(es): Rommer Ytriago F.

En el artículo anterior, se esbozan las condiciones que moldean en cierto grado al tablero internacional, teniendo como base, la latente cuestión sobre el Covid-19 como un posible instrumento de guerra (biológica) en el uso de la violencia en las relaciones internacionales, que en el mejor de los casos no conduzca a la contienda bélica, pero sí al cambio de la balanza de poder, lo que es en sí, un resultado menos agresivo de la Trampa de Tucídides en la que puede estar cayendo el Sistema Internacional.

Los resultados de las últimas semanas sobre la pandemia, parecen demostrar que la cuestión de la teoría conspirativa no es así, desde un punto de vista enmarcado por el realismo político, la capacidad de control de ambiente y resultado para accesar al poder en términos de hegemonía, dominio y primacía, hubiese sido determinante y clave para descifrar el enigma. De allí, que, desde un primer momento de lo acontecido en el mundo, se hubiese establecido la responsabilidad de China, pero resulta difícil creer que gobierno alguno (por lo menos en este tiempo) con tal de erigirse en la estructura del sistema, acepte el deceso de miles de vidas como valor de cambio.

No obstante, haciendo la salvedad en que los resultados de lo que acontece se verán en un futuro y no precisamente ahora, predecir resulta anticipado, por lo que queda decir, que todas las cartas están sobre la mesa, sea esto el resultado de la selección natural, la mano del hombre en la ciencia o incluso, de un accidente que no necesariamente plantea la responsabilidad Estatal. Es así como esta etapa permitirá hacer grandes reflexiones teóricas y prácticas.

El Covid-19 propone en las relaciones internacionales grandes interrogantes a saber: ¿estamos transitando un cambio de época o una época de cambio?, ¿están los Estados desde su concepción más realista a la mas reflexivista, conduciéndose a su desaparición?, ¿el uso del monopolio legítimo de la violencia reafirma o erosiona la consolidación de las Unidades Político Territoriales Independientes?, ¿terminará dándose una tripolaridad o una bipolaridad?, como por ultimo (para no hacer tan extensa la lista), ¿cuál es el nivel de análisis que se proyecta con énfasis en este Sistema Internacional tan caotizado?; lo que es de suponer entonces que hay nuevos enfoques en marcha.

Así las cosas, con la aparición de grandes hechos, cambios importantes han tenido lugar (en este y otro tiempo), como por ejemplo, los que desde el período posterior a 1989 se comenzaron a hacer, siendo redefiniciones conceptuales para ofrecer un panorama internacional  más cierto donde ubicar a la humanidad, así, la antigua concepción en la que se cimentó la bipolaridad, que estuvo  “Basado en defensa del propio territorio con instrumentos militares[i] cambió al “Concepto de Seguridad Global[ii] relegando lo inherente del asunto militar como pieza central para abrir camino a una cuestión mucho más propia del tiempo y de nuevas características como la globalización y mundialización.

Para ese mismo tiempo, pero específicamente en 1987, Naciones Unidas celebró una conferencia sobre la relación entre desarme y desarrollo en la que expondría que: “(…) la seguridad tiene no sólo aspectos militares, sino también aspectos económicos, sociales, humanitarios y de derechos humanos, y ecológicos (…)”[iii] esto ha sido clave para entender los cambios trascendentales en las concepciones desarrolladas a las que fue avanzado el escenario internacional hasta nuestros días, acoplándose de un mejor modo a la estructura que ha orbitado posterior al mundo bipolar, gracias a lo multidimensional de los factores que en ella se presentan.

A partir de la pandemia del Coronavirus, la Trampa de Tucídides parece manifestarse una vez más en el plano de las relaciones internacionales, para demostrar como la presión de una potencia emergente reta y busca el cambio en el balance de poder de una potencia ya establecida. Sería entonces como en los últimos 500 años, que por quinta vez el sistema caiga y no con destino a la guerra como ha sucedido en las últimas 12 de 16 veces en las que ha caído.

Lo dicho hasta ahora, es clave para entender cualquier acción en la realidad multifactorial y multidimensional desde las perspectivas estadounidense, china y rusa, como actores globales del Sistema Multipolar; promovidos por el interés nacional a lo interno de cada uno, del deseo de poder, sostenimiento y maximización de capacidades, sirviendo ello de base para lo que se ha pensado como la formación de una tripolaridad; reconociendo las señales de cambio que puede estar experimentando el sistema por lo antes comentado.

Aunque la situación beligerante parece enmarcarse en una pugna de Estados Unidos de América y China, hay que reconocer que  “sólo la disuasión nuclear preserva el estatus de Rusia como gran potencia militar”[iv] y porque en lo que se conoce como el proceso de su reimperialización, “la recuperación del estatus de gran potencia perdido en los años 90 ha llevado a Rusia cada vez más a una posición de fuerza[v] como actor de alcance global y polo de referencia mundial pese a su énfasis regional, basado en “su responsabilidad especial de mantener la seguridad en el mundo, tanto a nivel global como regional(…)[vi]

Frente a ello Graham Allison autor de la obra “Con destino a la guerra, ¿es posible que Estados Unidos y China escapen a la Trampa de Tucídides?[vii], ha expresado que la demostración de China en el escenario internacional, convoca a aceptar que el mundo ha cambiado y debe manejarse conforme a las esferas de influencia que no necesariamente giran en torno a Estados Unidos.

En parte, esto se debe a que la realidad política indica que China antes del virus global y la guerra arancelaria, era el principal exportador y segundo importador mundial con capacidad nuclear al igual que Rusia para de medirse en fuerzas.

Todo ello se traduce en que el rol de Estados Unidos de América como superpotencia hegemónica debe saber optar y manejar las estrategias (Hard Power, Soft Power, Smart Power) con cuidado en los procesos de alianzas, equilibrios de poder, asociaciones y capacidades, para por lo menos asegurar la existencia del sistema tal y como se conoce y así como hizo Esparta, logre someter a la Atenas del momento (China) y evitar la tripolaridad.

Lo dicho, debe estar concernido como primer orden, aun cuando Allison reconozca otras esferas de influencia fuera del control estadounidense y Zbigniew Brzezinsk recomiende un arreglo tripolar que acabe con “el desaliñado orden global[viii], la cuestión estriba en que pueda Estados Unidos “(…) movilizar coaliciones internacionales, incrementar la coordinación intergubernamental y construir instituciones efectivas para abordar amenazas y desafíos comunes[ix] utilizando la geopolítica y la seguridad como vectores de acción para la contención multifactorial de los intereses de sus adversarios.

Pese a esto, lo primordial es precisar como el Covid-19 cual Cisne Negro impredecible pero existente, puede estar reanimando una vez más, a un fenómeno como la Trampa de Tucídides, lo que demuestra la fragilidad del momento y de la estructuración del sistema regente desde finales del año 2001.

[i] BARBÉ, E. (2003). “Relaciones Internacionales”. Barcelona: Tecnos.

[ii] BARBÉ, E., Ibídem, pp. 280

[iii]FISCHER, D. 1993.  Nonmilitary Aspects of Security: A Systems Approach, Aldershot: Darmouth, p.9. Obtenido de https://digitallibrary.un.org/record/204824?ln=es

[iv] RUIZ, F. (2013). “El Concepto de Política Exterior de Rusia: Un Estudio Comparativo”. Instituto Español de Estudios Estratégicos. Obtenido de http://www.ieee.es/publicaciones-new/documentos-marco/2013/DIEEEM06-2013.html

[v] RUIZ, F., Ibídem, pp. 21

[vi] Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia (2020). CONCEPTO de la política exterior de la Federación de Rusia ratificado por el presidente ruso, Vladímir Putin, el 30 de noviembre de 2016. Obtenido de https://www.mid.ru/es/foreign_policy/official_documents/-/asset_publisher/CptICkB6BZ29/content/id/2542248

[vii]ALLISON, G. (2017). Destined for War: Can America and China Escape Thucydides’s Trap?. New York: Houghton Mifflin Harcourt.

[viii] EL HORIZONTE. (2017). Orden tripolar (EUA/China/Rusia) Vs. caos global: Brzezinski y la ‘doctrina Trump’. Obtenido de https://d.elhorizonte.mx/opinion/editorial/orden-tripolar-euachinarusia-vs-caos-global-brzezinski-y-la-doctrina-trump/1782827

[ix] NYE, J. (2002). Super Sam. Obtenido de https://www.semana.com/opinion/articulo/super-sam-por-joseph-nye/51628-3

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.