Descargar

En cuarentena con el enemigo

FECHA: 02/04/2020
AUTOR(es): Yaniret Pinedo B.

Millones de personas alrededor del mundo se encuentran actualmente confinadas en sus casas, con la finalidad de evitar el contagio del COVID-19, pero existe un porcentaje que se encuentra en modo cuarentena en un lugar no precisamente seguro, aun cuando se ubiquen en su propio hogar.

Mientras la mayoría de ustedes lee esta nota, hay mujeres y menores de edad que en este preciso instante se encuentran compartiendo espacio y tiempo con sus agresores, en medio de una emergencia global, donde el hogar debe ser un lugar alejado de la agresión y el miedo.

Antes del inicio de la cuarentena, la ONG Monitor de Víctimas (Venezuela) contabilizó al menos 34 femicidios, entre los dos primeros meses del año 2020, sin dejar de lado el dato alarmante relativo a que el 24% de la totalidad de los homicidios suceden dentro del hogar (1).

Tal situación fue puesta en evidencia por varios portales de noticias y en igual medida es un tema tratado por autoridades de organizaciones internacionales, entre ellas la Organización de Naciones Unidas (ONU), cuya oficina especial para la Igualdad de Género y Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres), publicó un informe titulado “COVID-19 en América Latina y el Caribe: cómo incorporar a las mujeres y la igualdad de género en la gestión de la respuesta a la crisis”, en el cual afirma que, en emergencias como estas, siempre existe el riesgo de incremento de la violencia intrafamiliar, encontrándose las víctimas limitadas para salir de ese círculo (2).

Lo cierto es que la violencia intrafamiliar es un problema de difícil abordaje, y en situaciones tan particulares e inesperadas, se torna más complicada su atención debido a los obstáculos para buscar ayuda, huir o acceder a la respuesta institucional.

En este punto debemos recordar que Latinoamérica concentra cifras importantes de violencia doméstica y de género en todas sus vertientes (sexual, física, psicológica, económica, sin dejar de lado técnicas novedosas de pseudo esclavismo de pareja e hijos).

Este tema habitualmente transcurre desapercibido entre los medios de comunicación venezolanos, mientras los entes públicos en la mayoría de estos países hacen poca campaña de impacto para difundir masivamente qué hacer o a dónde acudir en estos casos.

Existiendo un modelo que no es preventivo, sino que normalmente brinda atención cuando ya la agresión fue perpetrada, la idea de materializar mecanismos públicos o privados que brinden protección a priori a las víctimas de violencia intrafamiliar resulta imperiosa, por cuanto ataca el problema en una fase temprana, tomando en consideración que una cuarentena como la que nos ha correspondido cumplir, a veces suele caldear los ánimos hasta en el núcleo familiar más consolidado.

El tema es tan evidente, que en países como Colombia, en la semana del 20 al 27 de marzo de 2020, cuando empezó el primer simulacro de confinamiento en Bogotá, que luego dio paso a la cuarentena nacional, se recibieron en la línea de atención a víctimas de violencia doméstica, denominada “Línea Púrpura”, alrededor de 1.336 llamadas de las cuales 214 fueron por agresión psicológica, física, económica, sexual, patrimonial y verbal, en contra de la mujer (3), verificándose un incremento del 14% en los índices de violencia intrafamiliar, lo cual representa un aumento, en las cifras ya alarmantes del país vecino (4).

Con la finalidad de disminuir tales índices, la Secretaría de la Mujer puso a disposición de las víctimas un número gratuito denominado “Línea Púrpura”, para asesoría y protección de la mujer durante todos los días, las veinticuatro horas. Asi mismo la Red Nacional de Mujeres desarrolló una “app” que incluye un botón de pánico, que permite a las mujeres víctimas de violencia enviar una alerta con nombre y ubicación a contactos de emergencia, así como también le indica las rutas de atención más cercanas a su localización (5).

El Gobierno colombiano emitió un decreto para garantizar la prestación ininterrumpida de servicio de las comisarías de familia, pero de forma no presencial –reduciendo riesgos de contagios–. Para ello, los alcaldes deben disponer medios telefónicos y virtuales para que las comisarías brinden orientación psicosocial, asesoría jurídica y realicen virtualmente audiencias, notificaciones y citaciones (6).

Por su parte, en los primeros nueve días del estado de emergencia nacional decretado por el COVID-19, el 16 de marzo de 2020, el Ministerio de la Mujer Peruano recibió más de 3.400 llamadas a la línea de atención telefónica para atender casos de violencia familiar y de género, perteneciente al Programa Nacional para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres e Integrantes del Grupo Familiar. En este caso se destacan además dos datos importantes de la experiencia peruana: más de 800 de esas llamadas fueron efectuadas por menores de edad, y, además, la línea telefónica en referencia incluye un servicio de acompañamiento especializado brindado por psicólogos y psicoterapeutas para hacer acompañamiento a las personas que acuden a su ayuda.

Otra iniciativa interesante, destaca en las Islas Canarias, España, donde las mujeres en peligro -que logren salir de la casa- pueden dirigirse a una farmacia y solicitar una “Mascarilla-19” (utilizado a modo de frase clave de emergencia), y alertar así al personal de dicho establecimiento de que necesita ayuda inmediata (7).

En países como Uruguay, Chile, Argentina y México, las víctimas disponen de igual manera de un servicio telefónico para tales fines. En Venezuela el Ministerio del Poder Popular para la Mujer ha puesto a disposición de las víctimas la línea 911.

Resulta claro que las medidas de confinamiento decretadas por los gobiernos de los distintos países del mundo evidencian también una situación de elevada vulnerabilidad a mujeres y menores de edad, de modo que, tomando en consideración que son los propios Estados quienes deben defender los Derechos Humanos de éstas, es imperioso que asuman de manera frontal el tema de las implicaciones del COVID-19, pero también que simultáneamente, adopten medidas de tipo mediático que atiendan la problemática actual de violencia intrafamiliar exacerbada por la cuarentena que sean conocimiento público.

El abordaje a tiempo de este tema, evitará que las víctimas se encuentren desasistidas al no encontrar un nicho donde denunciar su situación, y que con ello de igual modo se evite un incremento en los femicidios, que según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para el caso de América Latina en el año 2018 sobrepasó las 3.500 víctimas (8) y para el año 2019 una de cada tres mujeres sufrió violencia física o sexual (9).

Es impostergable que los gobiernos volteen la mirada a la violencia doméstica en época de COVID-19, ofreciendo las garantías necesarias que provean a las víctimas de líneas de ayuda y atención especializada donde puedan confiar sus denuncias, obtener órdenes de alejamiento a la mayor brevedad posible, disponer de refugios adecuados, entre otras medidas, a través de la colocación de los distintos entes del Estado competentes para ello, a disposición para la toma de acciones rápidas y eficientes.

(1) Tomado de https://cronica.uno/recomendaciones-para-prevenir-la-violencia-de-genero-durante-la-cuarentena-por-covid-19/ y de https://monitordevictimas.com/estadisticas/

(2) ONU Mujeres, América Latina y el Caribe (2020). Informe disponible en el portal digital de lac.unwomen.org (https://lac.unwomen.org/es/digiteca/publicaciones/2020/03/covid-como-incorporar-a-las-mujeres-y-la-igualdad-de-genero-en-la-gestion-de-respuesta)

(3) Tomado de https://www.semana.com/nacion/articulo/gobierno-pone-en-marcha-campana-contra-a-violencia-intrafamiliar-en-cuarentena/660395

(4) Las 2 Orillas (2020) “Violencia intrafamiliar, la otra cara de la cuarentena”, publicado el 26 de marzo de 2020, en el portal digital de las2orillas.com (https://www.las2orillas.co/violencia-intrafamiliar-la-otra-cara-de-la-cuarentena/)

(5) Tomado de https://www.eltiempo.com/justicia/servicios/aplicacion-para-prevenir-violencia-a-mujeres-en-cuarentena-por-coronavirus-479420

(6) Tomado de https://www.eltiempo.com/justicia/servicios/coronavirus-que-hacer-si-es-victima-de-violencia-de-genero-en-aislamiento-475600

(7) BBC News Mundo (2020) “Coronavirus: la preocupación por las víctimas de violencia de género que tienen que convivir en cuarentena con su agresor (y dónde buscar ayuda)”, publicado el 24 de marzo de 2020, en el portal digital de bbc.com (https://www.bbc.com/mundo/noticias-52009140)

(8) Tomado de https://news.un.org/es/search/femicidios%202019

(9) Tomado de https://news.un.org/es/story/2019/11/1465841

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.