Florencia Rodríguez

Est. Relaciones Internacionales

flor_rodriguez20
Descargar

Elecciones en Estados Unidos: ¿Impacto en América Latina?

FECHA: 24/10/2020
AUTOR(es): Florencia Rodríguez

América Latina puede tener un papel destacado en estas elecciones presidenciales porque sea cual sea el ocupante en la Casa Blanca, las medidas que se adopten en política exterior tendrán un gran impacto en toda la región.

Las relaciones entre Estados Unidos de América y Latinoamérica son mucho más variadas y contradictorias de lo que solían ser. La mutua importancia del día a día de muchos países de Latinoamérica respecto a Estados Unidos, y viceversa, ha aumentado, mientras que la presencia oficial y el poder de movimiento del gobierno norteamericano han disminuido significativamente.

Esta contradicción estructurará las relaciones bilaterales de Estados Unidos con América Latina en los próximos años.

La política exterior de los Estados Unidos de América ha sido auténticamente uno de los condicionantes externos más relevantes para América Latina.

Mientras que las elecciones presidenciales y el proceso electoral suponen cambios en su orientación y método, otros elementos que afectan a la política externa permanecen constantes o varían más lentamente: la proximidad geográfica, la coincidencia en un conjunto de valores compartidos, un cierto grado de interdependencia comercial y de inversiones externas e internas, y un complejo de amenazas comunes.

El dato de los últimos tiempos ha sido la marginación de la relación con la región y su subordinación a los tiempos de la política doméstica norteamericana. Percibiendo como los países latinoamericanos también se vieron afectados por los acometimientos hacia el multilateralismo y las instituciones internacionales.

Los candidatos Donald Trump y Joseph Robinette Biden Jr. tendrán distintas posturas para afrontar estos desafíos, pero lo probable es que se orienten en la idea de que América Latina no será relevante para solucionar estos problemas, pero sí podrá alterar el enfoque y el ejercicio del poder de Estados Unidos.

No obstante, podemos esperar diferencias de enfoques entre Trump y Biden.

Primero, Biden desea restituir el papel de los Estados Unidos como líder político y moral en el mundo como un país articulador de respuestas colectivas a problemas comunes. En la región estará inclinado a trabajar mediante iniciativas plurilaterales y organismos multilaterales y no recurrir sólo a la vía unilateral o bilateral (como Trump).

Segundo, propondrá una visión más equilibrada entre el paradigma de seguridad y los componentes de desarrollo social y derechos humanos en el tratamiento de temas como migración, narcotráfico y drogas. Tercero, mandará señales de mayor interés en asuntos de democracia y derechos humanos (ampliando el foco más allá de Cuba y Venezuela) siendo cauteloso.

El problema de quien gane, sin embargo, es otro y tiene que ver con alinear la economía, atender la multiplicidad de demandas de la sociedad americana y negociar un nuevo equilibrio con el Occidente, teniendo en cuenta que la política exterior de los Estados Unidos hacia América Latina no se modificará transcendentemente en relación a las agendas. No obstante, un cambio en el agente puede alterar el ejercicio del poder de Washington en sus relaciones interamericanas.

Finalmente, no se afirma que América Latina se convierta en una prioridad de la política exterior de los Estados Unidos.

En los próximos años la Región Latinoamericana estará afectada por grandes problemas económicos, aumento de la pobreza y, de mucha conflictividad política y social, como aseguró el Presidente del Banco Mundial. Esto implica que aparecerá en la agenda más como una fuente de problemas y preocupaciones que de oportunidades.

Por un lado, no será un espacio particularmente atractivo para hacer negocios y los países latinoamericanos no tendrán capacidad de proyectar iniciativas diplomáticas demasiado ambiciosas, para influir en los asuntos globales.

Los cambios en el entorno global obligan a los países latinoamericanos a buscar alternativas para dinamizar su crecimiento, transformar su estructura productiva, diversificar sus mercados, y estimular la demanda doméstica, sin dejar de atender los retos sociales.

No obstante, la combinación de desafíos internos y externos de la región que demandan pensamiento estratégico es nuevamente la integración e intentar lograr grandes cambios.

En conclusión, ¿Podrá el actual Presidente Donald Trump fortalecer su liderazgo y ser reelecto? ¿Se convertirá el candidato Joe Biden en el próximo Presidente de los Estados Unidos? A pocos días de la elección, el final es incierto.

AS/ COA Americas Society Council Of The Americas org “EE. UU. 2020: Guía electoral”. (2020). [WEB].

Delfino, A. (2012). “La noción de marginalidad en la teoría social latinoamericana: surgimiento y actualidad”.  [PDF].

Desarrollando Ideas es el Centro de Liderazgo a través del Conocimiento de LLORENTE & CUENCA. (2017). “EE. UU. Y AMÉRICA LATINA: relaciones en la era Trump”. [PDF].

Filgueira, C., y Peri, A. (2004). “América Latina: los rostros de la pobreza y sus causas determinantes”. [PDF]. Proyecto Regional de Población Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) – División de Población / Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Lowenthal, A. (2010). “América Latina en la Política Exterior de los EE.UU.: políticas, prioridad e intereses cambiantes». [PDF].

Morone, J. (2018). “Still Crazy After All These Years America’s Long History of Political Delusion “. [PDF].

 

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.