Descargar

El reto ruso para la Política Exterior norteamericana

FECHA: 17/10/2020
AUTOR(es): Joshua Céspedes

En los últimos cuatro años el fenómeno Trump ha transformado el escenario global. Su gestión en materia de Política Exterior ha sacudido el Orden Internacional, sin embargo, de cara a la contienda por la Oficina Oval el próximo 3 de noviembre, existe un reto significante para la venidera administración de la Casa Blanca: la aparente imposibilidad de armonizar las relaciones ruso-estadounidenses.

A pesar de la aparición de la República Popular China como un adversario notable para los intereses políticos y comerciales de Estados Unidos, la rivalidad con Rusia sigue presente, y ahora no solo como una potencial amenaza en términos geopolíticos, sino una latente amenaza a la seguridad nacional.

¿Cómo podría afectar esta agudización del conflicto ruso-estadounidense en las próximas elecciones presidenciales, en la concreción de la Política Exterior de ambos contendientes?

Desde finales de la Guerra Fría hasta nuestros días, la relación entre ambos Estados podría ilustrarse a través de la metáfora del péndulo expuesta por la profesora Mira Milosevich-Juaristi (2017), investigadora de Real Instituto Elcano, en su artículo “EEUU y Rusia, enemigos íntimos”:

“Las relaciones bilaterales de Rusia y EEUU entre 1989 y 2014 pueden definirse mediante la metáfora de un péndulo que oscilaba entre las expectativas de cooperación, que borraría la experiencia de la desconfianza y del “equilibrio del terror” de la Guerra Fría, y la gradual decepción por el aumento de la confrontación”.[i]

Esta ambivalencia producto de la interpretación que ambos actores hicieron del término de la Guerra Fría y en consecuencia la proyección de su Política Exterior a partir de entonces, ha definido en gran medida al mundo que hoy conocemos. Interpretación que además esconde un debate importante en materia de Política Exterior: Unilateralismo frente al Multilateralismo.

Desde entonces y bajo dos caminos por entero diferentes, ambos países ordenaron la realidad conforme a sus intereses; uno abogándose la prerrogativa de construir un mundo a imagen y semejanza del modelo democrático liberal, mientras que el otro, en palabras del Dr. Bobo Lo (2017) edificaba su realidad inmediata “bajo los preceptos de balance de poder, preservación de esferas de influencias y soberanía para las grandes potencias”[ii], visiones antagónicas que dificultaban a largo plazo una productiva relación bilateral.

Sin un asidero en común, ni una visión compartida del mundo, Rusia ha representado un gran reto para la Política Exterior norteamericana. Parafraseando a Deyermond Ruth (2017), cada “reset”[iii], cada intento por estrechar las relaciones ha sido un rotundo fracaso y de cara a las próximas elecciones presidenciales no parece ser una excepción.

Desde la presunción por parte del partido demócrata de la interferencia rusa en las elecciones presidenciales en 2016 y el proceso de enjuiciamiento al que fue sometido la administración de Donald Trump, las relaciones entre ambos países se han visto gravemente deteriorada, alcanzando de acuerdo a ambos mandatarios niveles mínimos históricos.

En este punto, ¿Seremos testigos de un cambio significativo en las relaciones ruso-estadounidenses en los próximos cuatro años?; Las expectativas hoy son realmente bajas, la sombra de la interferencia rusa es un peso duro de cargar para cualquiera de ambos candidatos. Desde Rusia, sigue prevaleciendo la política de esperar y observar, al tiempo que consideran poco viable un cambio considerable en la política frente a Rusia.

En palabras de Kurtinos Andrey (2020) “Pase lo que pase, el posible cambio de guardia en la casa blanca no es razón alguna para que los estrategas del kremlin pierdan su sueño la noche del 3 de noviembre”[iv].

No hay duda que el regreso del Unilateralismo bajo la presidencia del mandatario Donald Trump, alejó toda posibilidad de mejorar las relaciones bilaterales con Vladimir Putin, a pesar de su personal admiración. Su empeño por sacar la mejor ventaja en todo escenario posible, hizo de la contención a Rusia una práctica recurrente de su administración. Ello, aunado al deterioro significativo de su relación con la Unión Europea, el conflicto con China y su interés por la resolución de temas claves como Siria, Cuba y Venezuela harán de Rusia una variable tangencial para concretar sus promesas de campaña.

De igual forma, la propuesta del candidato Joe Biden encontrará en Rusia un férreo opositor, cuando en su afán por volver a construir una agenda de carácter multilateral, con el regreso de Estados Unidos como un jugador activo y mediador de conflictos se encuentre frente a frente a Rusia, quién en un escenario tan hostil como el de los últimos cuatro años, profundizado por la crisis sanitaria del coronavirus se ha encargado de estrechar sus alianzas con aliados claves como China, Irán, Turquía, Venezuela y algunos sectores adversos al proyecto de la Unión Europea.

¿Cooperación o conflicto? ¿Cuál será la agenda frente a Rusia? ¿Cómo oscilara el péndulo durante los próximos cuatro años? Sin importar el resultado de las próximas elecciones presidenciales, Rusia promete transformarse en un reto significativo para la Casa Blanca y, no por menos un tema de interés para cada uno de los países involucrados en su agenda de Política Exterior.

[i] Milosevich-Juaristi, M. (2017). “EEUU y Rusia, enemigos íntimos”. Disponible en: http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari54-2017-milosevichjuaristi-eeuu-rusia-enemigos-intimos

[ii] Bobo, L. (2017). An accident waiting to happen: Trump, Putin and the US–Russia relationship. Disponible en: https://www.lowyinstitute.org/publications/accident-waiting-happen-trump-putin-and-us-russia-relationship

[iii] Deyermond ,R. (2017). ¿Un nuevo reset? ¿Puede la Administración Trump normalizar las relaciones con Rusia? Disponible en: https://geurasia.eu/nuevo-reset-puede-la-administracion-trump-normalizar-las-relaciones-rusia/

[iv] Kurtinov, A. (2020). President Joe Biden and Rusia. Disponible en: https://russiancouncil.ru/en/analytics-and-comments/analytics/president-joe-biden-and-russia/

Otras referencias:

Alina Polyakova and Filippos Letsas (2019). On the record: The U.S. administration’s actions on Russia. Disponble en: https://www.brookings.edu/blog/order-from-chaos/2018/09/25/on-the-record-the-u-s-administrations-actions-on-russia/

Council Foreign Relations and Carnegie Corporation of New York (2020). The 2020 Candidates on Foreign Policy. Our guide to the presidential candidates and their positions on global issues. Disponible en: https://www.cfr.org/election2020/candidate-tracker#russia

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.