Verónica Milano

Administración de Empresas

@veronica_mil
Descargar

El reto del e-commerce para el impulso económico

FECHA: 21/09/2020
AUTOR(es): Verónica Milano

El contexto de vida actual, está llevando a los consumidores y proveedores a adoptar formas alternativas de realizar operaciones comerciales, adecuándose a nuevos métodos de compraventa en virtud de los hábitos de consumo.

Alimentos, medicinas, productos de belleza y cuidado personal, artículos deportivos, de electrónica y videojuegos, así como material escolar y de oficina y prensa digital, son sectores económicos que lograron un repunte en sus actividades y beneficios en el marco de la pandemia, en parte por la necesidad y facilidad de consumo a través de plataformas tecnológicas.

De acuerdo a la información publicada en la revista Forbes Centroamérica[i] en el mes de abril de este año, en Brasil la venta de ordenadores subió 112% en las primeras dos semanas de marzo y los insumos de salud 124%, en Argentina aumentó en 90% el número de personas adultas que por primera vez hicieron una compra on line, mientras que en Chile la venta en línea creció en 119%.

Otra muestra del crecimiento del comercio electrónico, lo evidenció la propuesta de contratación de 100.000 empleados en Estados Unidos que realizó Amazon[ii] tienda líder de ventas por internet, con el fin de atender la demanda de sus consumidores en esta etapa.

El aumento de las transacciones comerciales en un momento de depresión económica es una señal relevante, pero el comercio electrónico requiere que comerciantes y consumidores, tomen previsiones ante amenazas cibernéticas, que podrían vulnerar desde información personal, hasta incurrir en algún tipo de fraude que coloque en peligro el patrimonio y la reputación.

En Venezuela aproximadamente 18 millones de personas utilizaban internet para el 2018, es decir el 59% de la población, según el portal Tendencias Digitales[iii], lo que implica que esa población constituye un potencial número de consumidores por vía electrónica. Para ese entonces, se estimaba que las cifras continuarían en aumento.

Es innegable que en nuestro país los efectos del Covid-19 en el ámbito comercial indujo a empresarios y emprendedores a adaptar sus estrategias de negocios a las nuevas necesidades de los consumidores, y aunque en la actualidad el e-commerce se convirtió en una herramienta exitosa, también trae consigo una serie de desafíos que abarca desde dificultades de conexión a internet hasta deficiencias en el marco regulatorio.

En el campo legal, el ordenamiento jurídico contiene normas civiles y mercantiles que se pueden asimilar para guiar las operaciones realizadas a través de las plataformas electrónicas, no obstante, el vacío legal se encuentra en las disposiciones de protección al consumidor.

La Ley de Precios Justos, establece una serie ilícitos administrativos y tipos penales en el campo de la actividad económica, que incluye la regulación de negocios a través de medios electrónicos, pero carece de una estructura que favorezca la información transparente, el reconocimiento de garantías, los procesos de reclamo, entre otros aspectos.

Por lo tanto, la vía interna no garantiza fórmulas para el progreso del comercio electrónico que crece ante la necesidad del consumo. El reto está enfocado en la integración de normas que desarrollen el comercio electrónico, para que se protejan comerciantes y usuarios de manera equilibrada.

Venezuela pertenece desde el año 1995 a la Organización Mundial del Comercio (OMC), cuya función primordial es contribuir a que el comercio fluya con la mayor libertad posible, sin que se produzcan efectos secundarios no deseables. Desde esta organización en el año 2017 se discute implantar nuevas regulaciones que conduzcan a una “estandarización” del e-commerce, con reglas de alcance global en cuanto a la legalidad de cada comercio y registros de información para mayor protección del consumidor.

En el campo privado interno, vemos esfuerzos como el establecido entre el Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) y la Cámara Venezolana de Comercio Electrónico (Cavecom-e)[iv], que formaron una alianza con la finalidad de atender la necesidad del sector comercio de incursionar de forma segura y bien estructurada en la actividad del e-commerce en nuestro país.

Las regulaciones y acuerdos antes expuestos son referencias para el fortalecimiento del comercio electrónico, con la intención de promover la calidad de productos y servicios, establecer condiciones legales y fiscales transparentes, desarrollar la protección de los derechos de propiedad intelectual y la garantía de derechos al consumidor.

Ante la asimetría del crecimiento del comercio electrónico empujado por la transformación digital y las dificultades económicas y tecnológicas que enfrenta el país para adaptarse a la realidad del mercado, es necesario tomar el desafío de consolidar el e-commerce como parte de la ruta del resurgimiento económico post Covid-19, unificando criterios de acuerdo a estándares internacionales en materia comercial, que hagan más fácil y transparente el consumo, generando confianza en cada usuario.

[i] Enrico, C. El efecto de Covid-19 en el e-commerce. En https://forbescentroamerica.com/2020/04/23/el-efecto-de-covid-19-en-el-ecommerce/  Recuperado en fecha 18 de septiembre de 2020.

[ii] Ximénez, P. Amazon busca contratar a 100.000 personas en Estados Unidos al dispararse los pedidos por el coronavirus. En https://elpais.com/economia/2020-03-17/amazon-busca-contratar-a-100000-personas-en-estados-unidos-al-dispararse-los-pedidos-por-el-coronavirus.html Recuperado en fecha 18 de septiembre de 2020.

[iii] Tendenciasdigitales.com Penetración y Usos de Internet en Venezuela. En https://tendenciasdigitales.com/web/wp-content/uploads/2018/04/Penetraci%C3%B3n-y-usos-de-internet-en-Venezuela-2018.pdf Recuperado en fecha 18 de septiembre de 2020.

[iv] Cavecom-e.org.ve En https://cavecom-e.org.ve/site/convenio-cavecom-e-y-consecomercio-con-la-finalidad-de-promover-un-e-commerce-sano-y-seguro/ Recuperado en fecha 18 de septiembre de 2020.

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.