Descargar

¿El emprendimiento se contagia?

FECHA: 18/05/2020
AUTOR(es): Rosa Díaz

El Covid-19 ha demostrado ser una nueva oportunidad para los emprendedores, aquellos que intentan “acciones o empresas innovadoras[i]”, que se han visualizado desde el campo material o intangible, siendo este último caso un elemento facilitador para convertirse en insumos de trabajo desde la casa, la flexibilización de la tareas educativas y el impulso de actividades físicas en casa, como elemento de entretenimiento y actividad física.

Eso incluye también la información y la formación en todos los campos, pues a través de internet se hallan cursos y asesorías en el área personal, espiritual y profesional, que van dirigidos a la enseñanza para canalizar las emociones y los talentos en medio del encierro hasta visitas a museos, ciclos de conciertos, películas y  series.

Desde una red social, pasando por una aplicación o cualquier otra plataforma tecnológica, ha podido derrotarse en gran parte la inercia de las horas que implica la cuarentena, aprovechando esa oportunidad para un impulso económico desde los hogares, pero sobre todo atendiendo a un aporte social en medio de la pandemia.

También se han materializado pequeñas iniciativas para la fabricación de insumos sanitarios al alcance de su comunidad tales como: tapabocas, antibacteriales, desinfectantes, entre otros. Se trata de un balance de actividades y opciones, a través de las cuales el individuo está creando redes con un efecto replicable.

Tal vez el elemento más visible en Venezuela es como se han utilizado las herramientas tecnológicas para implementar el denominado “delivery” para la distribución y comercialización de alimentos, bebidas y medicinas a los hogares venezolanos, constituyendo un cambio en las variables de manejo de los negocios, pasando de esperar a recibir al público en sus espacios a buscar nuevos clientes, lo cual implica un nuevo esquema de mercadeo y hasta de líneas de producción, para proteger la salubridad y conservación de los productos.

Como bien lo describe Nevado para Global Entrepreneurship Monitor (GEM),  al emprendedor se le considera como “un agente de prosperidad, generador de bienestar y multiplicador de conocimiento”[ii]; que esta vez no se limita únicamente a términos monetarios sino a lo que pueden experimentar las personas al recibir un determinado producto o servicio, valioso por la oportunidad en la que se les presta.

Si bien varias de las iniciativas tiene un sentido económico, lo cual es lógico y necesario, más a allá de la búsqueda de nuevos mercados o ampliación de clientela, existe un componente de solidaridad entre todos como afectados de la pandemia, surgiendo nuevos negocios y reinventado otros con la noción de hacer la vida más llevadera, lo que calza dentro de la concepción de Lupiañez, López-Cózar y Priede (2014), que consideran al emprendimiento “como motor de la creación de empleo, riqueza, crecimiento económico, así como elemento que mejora la competitividad global y el desarrollo social”[iii].

Siempre hubo una clara vinculación del emprendimiento con el aporte económico, a través del ingenio y el esfuerzo y el aporte social, mediante la generación de ideas que satisfacen necesidades cotidianas o especiales del ser humano.

El reto inicial del emprendedor en medio de la pandemia es surgir, pero independientemente que haya sido por necesidad u oportunidad, posteriormente lo importante es permanecer en el mercado eliminando barreras para desarrollarse en el ámbito de la formalidad.

De acuerdo al Informe Ejecutivo Global Enterpreneurship Monitor, Venezuela 2009-2010[iv], Venezuela observó en los sectores sociales con limitaciones económicas un mayor ánimo de emprendimiento, representados en un 47% en el sector socioeconómico E y un 50% de los denominados autoempleados, constituyéndose en los factores más proclives a iniciar nuevas acciones de negocios y empresas.

Para el año 2018, sin contar con cifras oficiales, la coordinación del Centro de Emprendedores del IESA, reveló que entre el 15% y el 20%[v] de los venezolanos mayores de edad, pretendían iniciar negocios propios, lo que deja en claro el impacto de superación en las condiciones sociales y económicas, si se abre las puertas a la formalización y establecimiento del emprendimiento.

A pesar que transcurrió una década en medio de cambios sociales y económicos severos, producto de la crisis interna sumada a las consecuencias del Covid-19, la realidad es que este momento deja claras señales del espíritu emprendedor en adversidad, que aún se fomenta entre los venezolanos.

El emprendedor, según Lupiañez, López-Cózar y Priede (2014), es capaz de transformar conocimiento en conocimiento con valor económico, convirtiéndose así en una figura imprescindible en el engranaje económico moderno”[vi]; es decir, el buen manejo del intelecto de la mano con aptitudes creativas y de ingenio, traen consigo resultados favorables, siempre que se consagre un contexto de promoción verdadero.

Sobran las razones para aprovechar el impulso del emprendimiento generado en este momento, sumando el impacto económico y social de la actividad que a su vez puede significar un factor de unidad en la sociedad, para eliminar conceptos que pretenden descalificar la actividad empresarial en cualquiera de sus dimensiones y promover herramientas que permitan el emprendedor capitalizar económicamente su esfuerzo generando el aporte social a su entorno, lo que debe ser comprendido por los estamentos políticos.

[i] Real Academia Española. (2020). Recuperado en marzo 21, 2020 https://dle.rae.es/

[ii] Nevado (s.f). El efecto multiplicador del emprendimiento. Global Entrepreneurship Monitor. Recuperado en marzo 20, 2020, de https://gem.ufm.edu/wp-content/uploads/2017/02/El-Efecto-Expansivo-del-Emprendimiento-1.pdf

[iii] Priede, T., Lupiáñez, L. y López-Cózar, C. (2014). El emprendimiento como motor del crecimiento económico. Recuperado en marzo 19, 2020, de https://www.researchgate.net/publication/325049373_

[iv] IESA. Global Enterpreneurship Monitor. Informe Ejecutivo Venezuela 2009-2010. Caracas, 2011. Centro de Empredimiento IESA. Recuperado Mayo 17, 2020 de https://www.gemconsortium.org/report

[v] El Emprendedor. Revelan nuevas estadísticas sobre el emprendimiento en Venezuela. Caracas, Diciembre 2018. Recupero en fecha Mayo 17, 2020 de https://periodicoelemprendedor.com/ve/mercados/item/3450-revelan-nuevas-estad%C3%ADsticas-sobre-el-emprendimiento-en-venezuela.html

[vi] Priede, T., Lupiáñez, L. y López-Cózar, C. (2014). El emprendimiento como motor del crecimiento económico. Recuperado en marzo 19, 2020, de https://www.researchgate.net/publication/325049373_

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.