Sita de Abreu

Lic. Estudios Liberales

@zulezp en Twitter
Descargar

Consideraciones para elaborar un plan de vacunación

FECHA: 23/04/2021
AUTOR(es): Sita de Abreu

Ante la actual ola epidémica de COVID-19 que está cobrando víctimas en nuestro país y ocasionando un impacto de dimensiones tanto económicas como sociales, la necesidad de diseñar y comunicar estrategias de resolución se vuelve perentoria.

Poner fin a esta situación depende de la formulación de un plan de vacunación guiado por criterios científicos y humanitarios, producto de la concertación de distintos sectores de la sociedad y la administración pública, a fin de asegurar el acceso a las vacunas a todos los venezolanos de forma transparente y efectiva.

Recientemente, la Academia Nacional de Medicina y la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales emitieron un comunicado en el que instaban a colocar en marcha un plan de vacunación para combatir esta segunda ola epidémica.

Según dicho comunicado, lo ideal es que el plan apunte a lograr la vacunación de al menos 70 % de la población, con el fin de lograr la inmunidad de rebaño[i]. De lo contrario, la posible aparición de consiguientes olas epidémicas puede dar paso a un escenario nada deseable para nuestro país.

Este llamado urgente de atención parte de la premisa de que la adquisición de vacunas es apenas uno de los puntos a tener en cuenta en un entramado de consideraciones de igual relevancia para combatir la pandemia. En otras palabras, no basta con tener acceso a las vacunas; también hay que considerar, entre otras cosas, la coordinación de las actividades operativas de vacunación junto a los actores pertinentes, el diseño de estrategias según las medidas de conservación, distribución y aplicación de las vacunas, y el uso de los marcos de gestión y gobernanza existentes.

Al respecto, tanto las academias citadas como la Organización Mundial de la Salud han resaltado la importancia de que el despliegue de la vacunación esté basado en necesidades epidemiológicas, evaluado mediante una revisión científica rigurosa y que respete la seguridad de la población[ii].

Esto significa que la acción necesaria para detener la propagación del virus debe responder a la naturaleza objetiva de las circunstancias, en lugar de estar subordinada a decisiones discrecionales guiada por intereses políticos. Para ello, resulta fundamental asegurar un proceso de toma de decisiones robusto, responsable y transparente.

Una forma de dotar de transparencia y credibilidad a la toma de decisiones, así como fomentar la confianza del público en el programa de vacunación, es a través del uso de lo que se conoce como Grupo Asesor Técnico Nacional de Inmunización (NITAG), que, en condiciones ideales, debiese existir en la mayoría de países incluso antes de la pandemia[iii]. Dicho organismo, de naturaleza independiente y multidisciplinaria, está conformado por expertos que cumplen funciones de asesoramiento para hacerle llegar a las autoridades públicas recomendaciones basadas en evidencias y analizadas a la luz del contexto nacional.

Aun cuando Venezuela es uno de los países que carece de un NITAG —o al menos no se tiene data al respecto—, es importante rescatar la idea que anima la conformación de estos organismos independientes, entre ellas, la promoción de la colaboración entre las autoridades en los distintos niveles de gobierno (nacional, estatal, municipal) y expertos independientes, organizaciones no gubernamentales, sectores de la sociedad civil y representantes del sector privado, lo que facilita el manejo de la enorme cantidad de variables involucradas en el proceso de vacunación. Una de sus funciones, por ejemplo, sería la de asesorar sobre los grupos prioritarios y las estrategias de vacunación basándose en el marco de valores establecido por la acción mundial y regional.

Por otro lado, la constitución de organismos asesores independientes es una estrategia que resulta coherente con otra de las recomendaciones de la OMS con el fin de diseñar un plan de vacunación que integre, en la medida de lo posible, estructuras y mecanismos preexistentes del sistema de salud del país correspondiente, así como programas de inmunización ya establecidos para combatir otras enfermedades. De esta manera, se puede ahorrar esfuerzos en la medida en que se parte de un camino ya recorrido.

En este sentido, se recomienda la conformación de un Comité Nacional de Coordinación (NCC por sus siglas en inglés) para la planificación y ejecución de actividades relativas a la vacunación, que resulte de la adaptación de mecanismos de gestión preexistentes en el sistema sanitario y esté presidido por funcionarios de los ministerios pertinentes, con representación de expertos, proveedores del sector privado y organizaciones de la sociedad civil[iv].

En el caso de Venezuela, una forma de afrontar la pandemia fue la conformación de una Mesa Técnica Nacional, organismo similar al comité en cuanto involucra la conjunción de esfuerzos del gobierno nacional, representantes de la oposición, profesionales y académicos para coadyuvar a la elaboración del plan nacional de desarrollo de la vacunación, la estrategia de movilización de recursos y el aumento de la disponibilidad de vacunas en un plazo más corto a través del mecanismo COVAX[v].

Sin embargo, la administración nacional ha tomado decisiones fuera de este organismo de concertación, lo que contraviene la intención de promover la colaboración de los sectores de la sociedad en un proceso de relevancia nacional.

Adicionalmente, más allá del anuncio de la adquisición de dosis vacunas provenientes de Rusia, China y Cuba, no se ha publicado un plan de vacunación que genere confianza en la sociedad y que derive del establecimiento de procesos de coordinación, información y comunicación, criterios que suelen abandonarse en favor de la arbitrariedad.

Por esta razón, distintas figuras de autoridad académica, incluyendo la Academia Nacional de Medicina, han destacado que el mecanismo de coordinación nacional para la vacunación y el plan derivado de él deben responder a las siguientes consideraciones:

  1. Informar de forma confiable y oportuna sobre las características de cada vacuna según los estudios pertinentes, así como del proceso de aprobación en cada caso.
  2. Educar a la población en cuanto a la importancia de la administración de las vacunas y formar al personal sanitario para enfrentar esta coyuntura.
  3. Comunicar a la sociedad toda la información concerniente a la vacunación, haciendo el esfuerzo de traducir en un lenguaje sencillo los elementos claves que deben ser de conocimiento público, valiéndose del apoyo de los medios de comunicación[vi].

Entre tanta incertidumbre, en ocasiones resulta fácil perder de vista que la vacunación contra el COVID-19 es la primera intervención de salud pública desplegada de forma masiva alrededor del mundo. Ciertamente, no se trata de la primera pandemia que la humanidad ha tenido que enfrentar, pero, sin lugar a dudas, constituye un hito en la historia del manejo de emergencias sanitarias.

Si queremos regresar cuanto antes a la vida como la conocíamos, es fundamental que la respuesta ante esta situación coyuntural sea producto de un esfuerzo colaborativo y respetuoso de los principios humanitarios.

[i] Academia Nacional de Medicina y Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales. (05 de abril de 2021). Vacunación contra la COVID-19 en Venezuela: ANTE UNA NUEVA OLA EPIDÉMICA, URGE VACUNAR CON VACUNAS DE RECONOCIDA SEGURIDAD Y EFICACIA, NO CON PRODUCTOS EXPERIMENTALES. [DI. Boletín 21]. Recuperado de https://bit.ly/3dyeN1U

[ii] Academia Nacional de Medicina y Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales. (05 de abril de 2021). Vacunación contra la COVID-19 en Venezuela: ANTE UNA NUEVA OLA EPIDÉMICA, URGE VACUNAR CON VACUNAS DE RECONOCIDA SEGURIDAD Y EFICACIA, NO CON PRODUCTOS EXPERIMENTALES. [DI. Boletín 21]. Recuperado de https://bit.ly/3dyeN1U

[iii] OMS (2020). Guidance on developing a national deployment and vaccination plan for COVID-19 vaccines [Interim guidance]. Recuperado de https://bit.ly/2P5cudm, p. 12.

[iv] OMS (2020). Guidance on developing a national deployment and vaccination plan for COVID-19 vaccines [Interim guidance]. Recuperado de https://bit.ly/2P5cudm, p. 11.

[v] UNICEF (2021). Situation Report February 2021. Recuperado de https://bit.ly/2P5gYAI, p. 3

[vi] Academia Nacional de Medicina (29 de marzo de 2021). Vacunación contra la COVID-19 en Venezuela. Promoción de la vacunación: información, educación, comunicación. [DI. Boletín 21]. Recuperado de https://bit.ly/3x5aQtk.

 

Las opiniones y/o conceptos expresados en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente la organización comparte lo expresado.